Jerez

Pedro Pacheco "aterriza" en Jerez en su primer permiso penitenciario

  • El ex alcalde retorna sin obligaciones legales casi tres años después a la puerta de su casa, donde fue detenido l Amable y alegre, el que fuera líder andalucista viajó con su hijo y su amigo Diego Domouso desde Puerto III

Pacheco abandona la cárcel con un permiso.

Pacheco abandona la cárcel con un permiso. / pascual

El ex alcalde de Jerez Pedro Pacheco volvió a pisar ayer su casa en la calle Fermín Aranda. Lo hizo dos años y ocho meses después de que dos agentes de paisano del Cuerpo Nacional de Policía le detuvieran allí para reclamarle que comenzara  cumplir su pena de prisión por el denominado 'caso Asesores'. Le quedaban cinco años y medio por delante. La orden vino de la Audiencia Provincial que meses antes le había juzgado por contratar a dos compañeros de partido en una asesoría pública. Pacheco regresó ayer a Jerez. En todo este tiempo tan sólo ha regresado a la ciudad en la que nació y de la que fue alcalde para comparecer en juicios celebrados en su contra. Fue además por el caso 'Estación de Autobuses' y Casa del Rocío'.

Pedro Pacheco salió ayer del módulo de respeto en el que cumple su condena. Fue entorno a las cinco menos cuarto de la tarde. Hasta ese momento el ex alcalde cumplió con las obligaciones a las que le somete el régimen penitenciario. Es decir, se levantó a las siete de la mañana, fue a desayunar, se dedicó a las labores que tiene encomendadas en el módulo de respeto número 10 de Puerto III y tras almorzar cumplió con los últimos requisitos administrativos que restaban para que pudiera salir en libertad durante 72 horas.

A la salida, Pacheco dispuso de la ayuda de su hijo, Mauricio, y de su amigo Diego Domouso. Fue con ellos con quienes se desplazó hasta Jerez. A su llegada, un amplio retén de periodistas le esperaba en la calle Fermín Aranda. En sus declaraciones a la prensa Pedro Pacheco no fue especialmente prolífico: "¿Cómo está?, preguntaron. Aterrizando, respondió". Poco más dijo antes de introducirse en su vivienda para, según parece, mantenerse en absoluta tranquilidad y alejado de su reclusión durante tres días. Estrechó manos, dio abrazos y volvió a la normalidad que le otorga un permiso penitenciario largamente peleado.

No fueron pocas las voces que se elevaron apuntando la posibilidad de que el ex alcalde de Jerez durante 24 años pudiera elegir otro destino tal como Costa Ballena. Nada más lejos de la realidad pues Pacheco ha hecho frente a la responsabilidad de civil exigida por la Justicia vendiendo la propiedad que, según dicen quienes le conocen de forma cercana, "era la niña de sus ojos". Dicha propiedad fue vendida y abonada así la responsabilidad que de forma subsidiaria compartía con los dos compañeros de partido que resultaron condenados en el 'caso Asesores': José López y Manuel Cobacho. 

Junto a su hijo y Domouso también estuvo presente en el recibimiento a Pedro Pacheco en la puerta de su casa Rafael Plaza, periodista que ocupó el cargo de director del área de Comunicación a finales de los años ochenta. 

Pedro Pacheco afrontará con absoluta tranquilidad esta puesta en libertad de forma provisional. No en vano, debe mantener un comportamiento ejemplar del cual ayer hizo buena gala, mostrándose amable y cercano a muchos periodistas que, de hecho, le conocen desde hace ya más de un cuarto de siglo.

Será el próximo lunes (tras el almuerzo) cuando Pedro Pacheco retorne a Puerto III. Lo hará para seguir cumpliendo condena. Las 72 horas son las que son. Ni una más ni una menos. Si la 'contabilidad penitenciaria' de Pacheco sigue sus cauces normales podrá disfrutar de estas salidas una vez al mes hasta computar de forma anual un total de 36 días, ajenos a aquellos que pudiera solicitar por causa  mayor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios