Obituario

Patricio Pemán Medina, amigo y maestro

Patricio Pemán Medina, amigo y maestro Patricio Pemán Medina, amigo y maestro

Patricio Pemán Medina, amigo y maestro

Ha fallecido en Madrid Patricio Pemán Medina, ilustre gaditano/jerezano, Abogado del Estado, escritor, poeta, orador de palabra justa y acertada pero sobre todo -como decimos por aquí- muy buena gente.

Era miembro activo de importantes Corporaciones como, por ejemplo, la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de España y la Academia jerezana de San Dionisio. Junto a éstas destacadas referencias, fue uno de los fundadores de los Jerezanos de la Diáspora y presidía la Tertulia jerezana El Tabanco, en Madrid.

Patricio fue siempre el fiel amigo, el consejero/asesor distinguido, respetado y admirado por todos los que le conocían y ejerció siempre un magisterio ejemplar porque reunía una preclara inteligencia y dominio de la comunicación en el terreno intelectual, por lo que le corresponde el calificativo de maestro con plena dignidad.

Hijo, esposo y padre sobresaliente, además de mantener un magnífico contacto con su numerosa familia en Madrid, Sevilla, Cádiz y Jerez porque Patricio sabía tener siempre tiempo para todo, especialmente si guardaba relación con su familia o con sus amigos.

Ejercía como maestro en reuniones y tertulias de una forma natural, con modestia y sencillez, sin énfasis, y sabía aplicar un sentido del humor característico de su Cádiz natal y de su Jerez afectivo. Además de ser una persona muy culta de verdad, sentía curiosidad intelectual por aprender y saber cosas de todas las facetas de la vida. Fue un verdadero amante de la música, podía recitar de memoria a Lope de Vega, a Jorge Manrique, a García Lorca, a su tío José María y al mismo tiempo sabía los ganadores del Tour de Francia y podía dar charlas y conferencias sobre temas de medicina, navegación y astronomía con conocimiento y dominio de la materia.

Tuve la suerte de compartir con Patricio horas de tareas profesionales y de reuniones de amistad y de ocio y me satisface reconocer y elogiar su sensatez, su sabiduría y su maestría, muchas veces ejercida a través de la polémica constructiva.

En las reuniones de la Diáspora y en las tertulias de El Tabanco, su recuerdo quedará siempre en todos sus amigos y echaremos de menos sus acertadas intervenciones. Tan inigualables eran, que el llorado periodista madrileño Alfonso Sánchez escribió: “Patricio Pemán es el mejor orador sentado que he conocido”.

En los últimos años tuvo una grave enfermedad que supo llevar con su natural serenidad, elegancia y resignación. Con San Agustín le decimos adiós a Patricio, que se ha ido al otro lado del camino y parafraseamos unos versos de su tío José María porque “a cualquier edad están tristes los alumnos/ cuando un maestro se muere”.

Sus cenizas reposan en la finca Buzarabajo en Arcicollar (Toledo) donde Patricio tenía su rincón y escondite favoritos para aunar trabajo, estudio, tranquilidad y vida familiar.

¡Descansa en paz querido Patricio, amigo y maestro!

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios