Obituario

Así es Pedro

  • A la memoria de Pedro Serafín Garrido, carta abierta de sus amigos

Imagen de adolescencia, una Semana Santa, de Pedro (quinto por la derecha) y sus amigos.

Imagen de adolescencia, una Semana Santa, de Pedro (quinto por la derecha) y sus amigos.

Pedro (abajo, a la derecha, con gafitas de mentira) y sus amigos, en la plaza del Caballo, en 1991. Pedro (abajo, a la derecha, con gafitas de mentira) y sus amigos, en la plaza del Caballo, en 1991.

Pedro (abajo, a la derecha, con gafitas de mentira) y sus amigos, en la plaza del Caballo, en 1991.

Conocí a Pedro cuando presidía el COLC (acrónimo de Comité Organizador de la Liga del Coloma) junto a su “brazo” derecho, Javi Pozo, e inmediatamente conecté con él. Un chaval que crea la marca COLC ya merecía mi respeto (al tiempo surgió la réplica de los descontentos en forma de CARACOLC). De hecho, inmediatamente comencé a colaborar en la organización de la entidad llevando la prensa. Con poco rigor y mucha guasa me las pasaba ensalzando las gestas del COLC y en especial de su presidente (a día de hoy y con un pelín más de conocimientos, encuentro mi labor como una suerte de “ministerio” de propaganda).

De aquellas risas del instituto a formar la peña 'Ultramuros' pasaron unos diez años. 'Ultramuros' fue una peña underground del Jerez Industrial que debía su nombre a la necesidad de ver muchos de los partidos encaramados a un muro del campo de la Juventud por falta de presupuesto entre los miembros que la componíamos (constructo este más teórico que otra cosa porque raro era el día en que los responsables no nos dejaban entrar al estadio). Quién nos iba a decir por aquel tiempo que el líder de aquella peña clandestina llegaría a presidir el club un par de décadas después (y de forma oficial y sin CARACOLC). Así es Pedro.

Entre estas tres historias futboleras median infinidad de anécdotas: Pedro ataviado con un guardapolvos y debajo un ceñido traje de Superman (talla infantil) en la cabalgata de Reyes ante la mirada atónita del personal; estrechando a más de uno una mano de plástico que quedaba colgona (y que a ratos sostenía un cigarrillo); o el mérito de haber elaborado un “diccionario de paridas” plagado de chistes y juegos de palabras como “Cachodeo” o “Champanrón”.

Es normal que una persona de estas características se convierta en uno de mis mejores amigos. Porque además de su contagioso sentido del humor y vitalidad, valores que de primera atrapan, después lo tenía todo para ser una de las mejores personas que he conocido: honesto, generoso, íntegro, humilde, paciente, optimista, alegre… Hablábamos el grupo de amigos de Jerez de toda la vida sobre lo imposible que nos resulta encontrar algo negativo en Pedro. Lo típico, una manía, un episodio desafortunado, un calentón, un defecto chungo, no sé, ese lunar que todos tenemos a poco de rascar. Pero esta es la realidad: todo lo que podemos evocar sobre Pedro es en positivo. Y, en muchas ocasiones, hasta en los peores momentos, su recuerdo te devuelve una sonrisa cómplice. Así es Pedro.

Pedro (arriba, con camisa blanca) y amigos, en Tarifa, en 2014. Pedro (arriba, con camisa blanca) y amigos, en Tarifa, en 2014.

Pedro (arriba, con camisa blanca) y amigos, en Tarifa, en 2014.

La última vez que estuve con Pedro hicimos una ruta por los bares y tabancos que más nos gustan (Moderna, Pandilla, “Rafaé” en la calle Arcos) y revisitamos algunas de las historias que aquí cuento y otras muchas que se quedan entre nosotros. Sin embargo, lo que mejor describe ese reencuentro es hablar con él con tal complicidad que tienes la impresión de que no ha pasado el tiempo. A la segunda copa de Alfonso no distan largos meses sin vernos y las típicas frases hechas o conversaciones recurrentes, no, en ese momento no dudas en haber estado con él en su casa el día anterior, escuchando a Enemigos, 091 o Ramones o viendo sketches de Mr. Bean.

Es decir, vuelve esa amistad de 30 años que ya es piedra. Del mismo modo, hoy sigues con nosotros, amigo. Alguien que rebosa tanta humanidad algo deja. Y a nosotros que hemos tenido la suerte de poder contar contigo como amigo, nos has dejado ser mejores personas. Así es Pedro.

Amigo de Pedro, en representación de: Pozo, Jorgín, Figui, Manolo, Ferni, José Carlos, Lolo, Kiko, Vera, Juanito, Alberto, Rubén, Nacho, Kelly, Fósforo, Topo, Iván y Miguel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios