Jerez

Pelayo quiere un subterráneo y una galería comercial en la plaza de toros

  • El gobierno local retoma con Balañá, el propietario del coso de la calle Circo, un proyecto privado que ya ideó Pacheco hace seis años · Urbanismo trabaja en un estudio de viabilidad de la actuación

Comentarios 41

El Ayuntamiento ha reanudado las conversaciones con el propietario de la plaza de toros de Jerez, el empresario catalán Pedro Balañá, para impulsar un proyecto de remodelación del coso de la calle Circo que en principio incluiría un aparcamiento subterráneo y el aprovechamiento de parte de los vomitorios de las instalaciones para implantar galerías comerciales que ofrezcan vida al recinto, al estilo de la plaza de toros de Granada, la cual alberga todo tipo de locales de ocio y restauración.

Según ha podido saber este periódico, el gobierno municipal, liderado por la alcaldesa, María José García-Pelayo, ya conoce la predisposición de Balañá, dueño de la plaza desde que se la adquiriese en los 70 a Pepe Belmonte, a potenciar el uso regular de un coso infrautilizado, así como a acometer su rehabilitación a partir de un proyecto privado que reportaría pingües beneficios y contribuiría a potenciar una zona enclavada en la primera corona del centro histórico de la ciudad. De hecho, fuentes municipales lamentan que este valioso atractivo del patrimonio jerezano apenas tenga uso durante unos siete días al año, al tiempo que cada vez se encuentra más deteriorado. Esta operación serviría para acometer una profunda remodelación y, a la vez, para dar a la plaza el esplendor que merece, sostienen las mismas fuentes consultadas.

El centenario recinto taurino, cuya petición de declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) a la Junta de Andalucía fue cursada en el pasado 2006 (cuando precisamente el Gobierno andaluza lo clausuró por deficiencias en su estado de conservación), deberá preservar su apariencia original decimonónica por su innegable valor arquitectónico e histórico. Por ello, ha podido saber este medio, la Delegación Municipal de Urbanismo estaría ya elaborando un estudio de impacto y viabilidad del futuro proyecto de remodelación para analizar de qué manera podrían ejecutarse las obras y en qué plazos. De esta manera, aun sin los datos concretos de cómo quedaría el proyecto y a qué zonas del coso de la calle Circo afectaría, el PP retoma al frente del Consistorio jerezano una idea que ya promovió y vio la luz en el verano de 2006 de la mano del por aquel entonces delegado de Política Territorial, Pedro Pacheco. En ese momento, en plena fiebre de los parkings repartidos por toda la ciudad, el exalcalde anunció el inicio de las obras de un nuevo subterráneo en la plaza de toros tras unas conversaciones mantenidas con Balañá. "Nos hemos distribuido el trabajo y estamos haciendo un estudio para ver la capacidad del aparcamiento subterráneo", dijo entonces, sin disimular su entusiasmo por el proyecto: "Puede quedar de maravilla. Este edificio y ese solar, en el cogollo de la ciudad, puede quedar como una plaza del Arenal pero con plaza de toros; se hará una reestructuración de la plaza de toros para hacerla más funcional y con cómodos, y también cabe la posibilidad de incorporarle algunos metros de actividades económicas". Es decir, exactamente el mismo escenario que seis años después maneja el gobierno local del PP para las instalaciones taurinas.

Al margen del ejemplo de Granada, la remodelación más significativa de una plaza de toros reconvertida en centro polifuncional y de ocio en España se encuentra en Barcelona. El coso de Las Arenas, de 1900, se reinauguró hace un par de años convertido en un elegante centro comercial en la manzana de 30.000 metros que ocupa en la ciudad Condal. Si en 2005 incluso se barajó la posibilidad de derribar la plaza de toros jerezana, tanto tiempo después es probable que esté ante una nueva oportunidad de recuperar el tiempo perdido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios