Flamenco

La Peña Los Cernícalos llora la muerte de Juan Enri, uno de sus socios fundadores

  • Sus exequias tendrán lugar este domingo a las nueve y media de la mañana en el Tanatorio de la ciudad

La Peña Los Cernícalos llora la muerte de Juan Enri, uno de sus socios fundadores La Peña Los Cernícalos llora la muerte de Juan Enri, uno de sus socios fundadores

La Peña Los Cernícalos llora la muerte de Juan Enri, uno de sus socios fundadores / Juan López-Cepero

La Peña de Los Cernícalos se ha despertado hoy con la triste noticia del fallecimiento de uno de sus socios fundadores, Juan Enri Sánchez, a los 84 años de edad.

Juan Enri, como todos le conocían, fue uno de los catorce miembros que en 1969 decidieron crear la Peña Flamenca Los Cernícalos, una entidad pionera en la provincia de Cádiz e incluso a nivel nacional.

Pese a que residía en la Vid, Juan Enri siempre mantuvo especial contacto con la Plazuela, primero en la antigua peña en la Estancia Barrera y posteriormente con la sede actual de la entidad. No obstante, su amor por el flamenco le hizo estrechar también lazos con la Peña La Bulería, con la que siempre mantuvo una extraordinaria relación.

Con su adiós, Los Cernícalos no sólo pierde a uno de sus escasos fundadores (ya sólo quedan Antonio Benítez, Joaquín Rodríguez y Pepe Mateos), sino que también se va uno de los últimos vestigios del baile clásico de Jerez. Era él, junto al también desaparecido Roque Ramírez (El Gran Roque), quienes abanderaban ese baile burlesco y de gracia, un baile capaz de detener el tiempo con un recorte o un braceo corto, eso sí, siempre a compás.

Su arte lo pudimos disfrutar en diferentes momentos de su peña, donde siempre regalaba alguna que otra pataíta. No obstante, a lo largo del tiempo también lo hemos podido ver en los escenarios de diversas propuestas flamencas de la ciudad, una de las últimas fue en la Guarida del Ángel donde compartió velada con El Mijita padre, Paco El Gasolina y Pepe El Zorri en un montaje denominado ‘Los viejos de la peña’.

Su muerte ha sido especialmente sentida en toda la familia ‘cernícala’, y en especial al presidente de honor de la entidad, Antonio Benítez, que ayer mostraba a este medio su tristeza. “Se va un hermano, porque hemos estado juntos toda la vida, e incluso ha sido el padrino de uno de mis nietos. Estoy muy triste, era una persona entrañable”.Se va pues un cernícalo de corazón y una persona de peso dentro del tejido asociativo de las peñas de nuestra ciudad desde hace años.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios