Jerez

Piden que el rastro de la Alameda Vieja permanezca en el verano

  • Los vendedores trasladan hoy al Ayuntamiento la propuesta de que en estos meses se celebre los sábados por la tarde · Dicen que para muchos es su medio de subsistencia

Los vendedores del rastrillo de la Alameda Vieja mantendrán hoy una reunión en la delegación de Turismo, Cultura y Fiestas para solicitar que esta actividad no quede suspendida durante el verano como viene ocurriendo habitualmente y permanezca en estos meses pero cambiando la fecha del domingo por el sábado por la tarde. Manuel Mora, uno de los vendedores más veteranos y miembro de la coordinadora que estas personas han constituido recientemente, señaló ayer que el parón de esta actividad durante los meses estivales -de hecho, el último rastrillo que se celebró fue el del pasado 26 de junio- supone un grave perjuicio para muchas familias que, sin apenas recursos, sobreviven gracias a los pequeños ingresos que les reporta la venta de objetos de segunda mano. Mora aseguró que aunque oficialmente son casi 250 las personas que ejercen esta actividad en la Alameda Vieja, en el último año, la crisis y el recrudecimiento de la situación económica en muchos hogares ha hecho que sean ya más de 300 los vendedores que todos los domingos exponen sus artículos en la Alameda Vieja. Este representante de la coordinadora comenta como ejemplo que más de un vendedor acude al rastro "para reunir 12 o 13 euros y poder comprar la bombona de butano. Así que el mantenimiento del rastrillo sería casi como un gesto solidario".

Mora se mostró esperanzado en que el Ayuntamiento sea sensible a la situación que atraviesan muchas de estas familias y permita continuar con la actividad a lo largo de estos meses. Los representantes de la coordinadora del rastro que acudirán a la reunión pondrán además sobre la mesa una serie de propuestas para que el mantenimiento del rastrillo no suponga un coste añadido para el Ayuntamiento, ya que hay que tener en cuenta que durante su celebración además de la presencia policía, personal municipal se encarga de la organización del mismo.

El cambio de fecha que proponen para estos meses, trasladando el rastrillo a los sábados por la tarde responde a la escasa afluencia que tendrían los puestos los domingos por la mañana. Mora señaló que el rastrillo se convertiría en un espacio para el ocio y agregó que incluso están estudiando la posibilidad de realizar durante el mismo alguna actividad cultural. "Nuestra intención es colaborar en todo lo que podamos con el Ayuntamiento".

La coordinadora quiere contar con el apoyo de toda la ciudadanía y para ello hace un llamamiento a la participación en un acto que tendrá lugar este sábado, día 9, en la Alameda Vieja, de 18 a 22 horas, en el que de forma simbólica los vendedores extenderán sus paños, aunque sin productos y mantendrán una especie de convivencia. Mora sostuvo que el rastro tiene sus clientes asiduos y que por parte de ellos también hay interés en que éste no sufra el parón veraniego. "Hay mucha gente que es muy aficionada, que encuentra allí lo que está buscando, personas que nos preguntan si no podemos continuar en estos meses". Argumenta, por otro lado, que además de ser un medio se subsistencia para muchas personas, el rastro ha contribuido en las tres últimas décadas "a difundir la cultura del cambio y reciclaje o recuperación, cultura que al día de hoy está en estado creciente y algunas administraciones se esfuerzan en reforzar".

Para el próximo viernes, día 8, a las 11 horas, la coordinadora ha convocado una asamblea informativa en el edificio de los sindicatos a la que invitan a todas las personas interesadas en apoyar la continuidad del rastro, una iniciativa que ya se pretendió hace unos años, pero con pobres resultados. "La verdad es que no tuvo éxito, porque nos dejaron un recinto cerrado por La Plata y no acudía mucha gente". Mora recordó además que todos los rastrillos de la provincia mantienen su actividad durante el verano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios