Cofradías

Traslado majestuoso de la Piedad a la Merced

  • La Dolorosa del Calvario llegó hasta la basílica para celebrar el triduo de sus 300 años

Comentarios 2

Trescientos años contempla la mirada serena de una de las Dolorosas más bellas de Jerez. Tres siglos que sus hijos han querido celebrar en los orígenes del nacimiento de la muy antigua cofradía del Santo Entierro, que allá por el siglo XVI se originaba bajo el amparo de los padres mercedarios. Y a la frondosa sombra de la Madre de todos los jerezanos, Nuestra Señora de la Merced.

Hasta allí llegó el palio de la Señora del Calvario. Esa maravilla decimonónica que diseñaran Ana y Josefa Antúnez –conocidas como las hermanas Antúnez- para la cofradía de la O de la trianera calle Castilla. Un palio que ya de por sí vale un imperio, pero que con la joya que recoge entre sus ricos bordados se eleva a quintaesencia.

Sin música avanzó el paso de palio por su calle Taxdirt entre el gentío y por la calle Armas de Santiago para tomar las flamencas calles Cantarería y Nueva. Magníficamente vestida por Ángel Sáenz y con un precioso exorno de claveles blancos con siemprevivas y fresias. En la fachada principal de Santiago esperaban las cofradías de la parroquia. Sacramental, Buena Muerte y Prendimiento. A las que se unió la hermana del Transporte para acompañar a los cofrades del Santo Entierro hasta la Merced.

Esta misma tarde se iniciará el extraordinario triduo que será predicado por el padre Felipe Ortuno de la comunidad mercedaria. Serán palabras bellas, como las que siempre dirige el fraile mercedario, ante la belleza serena y dulce de la Virgen de la Piedad. Tres días de celebración para los cofrades del Calvario que se inician en la solemnidad de Todos los Santos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios