Contenido ofrecido por ICUA

¿Piedras en el riñón? ¿Qué debo saber?

  • Doctor Álvaro Juárez Soto, Hospital Viamed Bahía de Cádiz (Chiclana) y Hospital San Juan Grande (Jerez)

¿Piedras en el riñón? ¿Qué debo saber?

¿Piedras en el riñón? ¿Qué debo saber?

Las piedras en el riñón, también conocidas como cálculos renales, son una de las enfermedades más frecuentes en Urología. Tanto mujeres como hombres las padecen. El problema es que aunque muchas se expulsan solas, otras hay que quitarlas porque de lo contrario pueden ocasionar daños irreversibles e incluso poner en peligro la vida del paciente.

Para entender el por qué se forman piedras en el riñón, vamos a usar el símil de las tuberías de una casa. En las tuberías se forman “piedras” que las atascan por acción del detergente, pelos etc. Además si las tuberías están mal diseñadas, con acodaduras etc., el riesgo es mayor.

El riñón humano tiene por dentro un sistema de tuberías, que es, como la huella dactilar, único para cada persona. Muchas personas tienen un diseño de “sus tuberías” que facilitan la formación de piedras, además de otros factores como la obesidad, el sedentarismo, infecciones, alteraciones metabólicas, etc.

Pero ¿qué síntomas producen las piedras en el riñón? Pues este es uno de los problemas. Muchas veces no producen síntomas. El motivo es que para que la piedra produzca dolor, el denominado cólico nefrítico, tiene que desprenderse de la tubería donde se forma y atascar la tubería principal que lleva toda la orina del riñón hacia la vejiga, que es el depósito de la orina.

A veces las piedras crecen sin desprenderse, ocupando todo el sistema interno de tuberías sin llegar a atascar la principal. En estas ocasiones los síntomas no suele ser el cólico nefritico, sino infecciones, orinas oscuras, sangre en la orina etc.

El problema es que un riñón ocupado por piedras termina por estropearse, al igual que un riñón obstruido por una piedra en la tubería principal. Y esto, a veces incluso, pone en riesgo la vida del paciente, por producir infecciones generalizadas denominadas sepsis urológica, que requieren ingreso en UCI, y a veces desafortunadamente, pueden llegar a ser mortales.

Por tanto, ante alguno de los síntomas que hemos descrito, hay siempre que acudir al urólogo, que con un simple estudio ecográfico, que se puede realizar sobre la marcha en la consulta , puede realizar el diagnóstico. Existen pruebas de diagnóstico más precisas, como el UROTAC, que siempre lo solicitamos para diseñar el tratamiento quirúrgico de la litiasis.

En caso de que sea necesario el tratamiento quirúrgico de la piedra, porque sabemos que no se va a expulsar espontáneamente, ¿Cual es el objetivo estratégico de la cirugía, que es lo que queremos conseguir? La respuesta es una: “dejar el riñón limpio de piedras de una sola vez y que el paciente vuelva a su vida habitual en 24-48 horas”

Y esto ¿cómo se consigue?. La respuesta es con conocimiento y tecnología.

El conocimiento de las últimas técnicas mínimamente invasivas, como la cirugía percutánea renal, que permite por uno o varios pequeños orificios que comunica el exterior con el interior del riñón, dejarlo limpio de piedras.

Y la tecnología, que aporta instrumentos miniaturizados y flexibles, láseres potentes de última generación que permiten alcanzar el objetivo, todo esto , estando en manos expertas, con una tasa de éxito muy elevada y un riesgo de complicaciones muy pequeño.

Estas soluciones avanzadas para el tratamiento de cualquier tipo de litiasis, independientemente del tamaño y la composición, permite además que el paciente sea dado de alta en 24 horas, volviendo a su vida normal en un tiempo mínimo. En nuestra opinión, dejar el riñón limpio de piedras de una sola vez y estar de alta en casa en 24 h, añade muchísimo valor y supone un gran beneficio clínico para los pacientes.

Técnicas menos eficaces y dolosas para el paciente, como la litotricia extracorpórea en piedras grandes y la cirugía abierta, creemos que en el siglo 21 deben ser descartadas, así como no resolver casi cualquier litiasis de una sola vez por falta de conocimiento y/o tecnología adecuada.