Jerez

La plantilla del Consorcio de Aguas dice que el servicio “pasa por su peor momento”

  • Denuncia falta de diálogo con la dirección de la entidad y anuncia movilizaciones para “hacer visible la realidad por la que atravesamos”

Trabajadores del Consorcio concentrados delante de la sede de la entidad. Trabajadores del Consorcio concentrados delante de la sede de la entidad.

Trabajadores del Consorcio concentrados delante de la sede de la entidad.

La plantilla del Consorcio de Aguas de la Zona Gaditana (CAZG) denuncia falta de diálogo con la dirección y anuncian movilizaciones “para hacer visible la realidad por la que atraviesa la entidad” cuando se cumplen casi once años desde que el CAZG se hiciera cargo de las competencias en materia de abastecimiento en alta a la denominada zona gaditana.

Según el comité, el CAZG “ha adoptado vicios de administraciones avejentadas y sus gestores le han privado de unas fases de desarrollo, más que deseables, necesarias para el crecimiento saludable de un proyecto que, al menos en su origen, fue motor de ilusión para todos los que creemos en la gestión pública del recurso agua”.

La plantilla del Consorcio percibe “de forma alarmante que la realidad hoy día es bien distinta a la razonablemente prevista cuando nació la entidad y hace que, en la actualidad, el servicio de abastecimiento pase por sus peores momentos”.

“Hay un largo etcétera de menoscabos o desgastes que, o bien son fruto de insolvencia organizativa y/o política de sus responsables, o bien obedecen a una estrategia de forzar la ineficacia en la gestión pública directa de este servicio público esencial, para así propiciar posturas favorables a la privatización del mismo”, señalan los trabajadores.

“En ese largo rol -añaden- se evidencia que somos muchos menos trabajadores que en aquel junio de 2008 en el que se asumieron las competencias; empleo más precario, con del 50% de temporalidad; incumplimiento de la legislación sobre horas extras, hasta la indecencia si se tienen en cuenta los índices de paro; turnos dobles para poder atender las instalaciones; devaluación profesional de la plantilla; conflictividad judicial; no recuperación de derechos suspendidos, y un largo etcétera”.

Por todo ello los trabajadores del CAZG, reunidos en asamblea, han acordado por unanimidad adoptar una serie de medidas que incluyen si es necesario la movilización de la plantilla, “para hacer visible la realidad por la que atraviesa la entidad, con el único propósito de reivindicar actuaciones que reconduzcan el proyecto consorcio, adoptándose soluciones que permitan una gestión adecuada, normalizada y eficaz para dar respuesta a las exigencias de calidad y servicio que demanda la población”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios