Jerez

Preocupación por el auge del enoturismo entre los hosteleros

  • Consideran que quita los turistas "de las calles para meterlos en bodegas" González Byass les informa que seguirá con su línea de negocio pero que acercará posiciones

Propietarios de bares y restaurantes de la ciudad celebraron ayer un encuentro con representantes de la empresa bodeguera González Byass para mostrar su preocupación por el auge del enoturismo en la ciudad, una faceta que muchos de ellos consideran que les está causando un perjuicio económico. El acto contó con la presencia de una treintena de reputados profesionales de la restauración de la ciudad, así como con altos directivos de la compañía bodeguera, encabezados por uno de los hombres fuertes de la compañía como es el caso del director general de González Byass, Jorge Grosse.

El encuentro en cuestión, que tuvo lugar en el conocido restaurante 'Tendido 6', se enmarcó dentro de la denominada 'Mesa de Jerez', encuentro mensual que los hosteleros celebran para analizar el estado del sector en la ciudad.

La reunión fue especialmente intensa pues duró nada menos que siete horas, desde las dos de la tarde hasta casi las nueve de la noche. Los profesionales de la restauración (casi todos radicados en el centro de la ciudad) expusieron su preocupación a la compañía bodeguera como consecuencia de lo que entienden como una acaparación excesiva de la afluencia de turistas a la ciudad. Según se dijo en el encuentro (que se celebró en un tono afable) "a los turistas que visitan las instalaciones de la Real Escuela del Arte Ecuestre ya no se les deja pasear por la ciudad. Una buena prueba es que no se ve ya a casi ningún turista por el centro con las tradicionales bolsas amarillas de Tío Pepe", señalaron profesionales presentes en el encuentro.

El caso en cuestión es cuando menos curioso pues la actividad de la centenaria bodega no deja de ser una clara expresión de la libertad de mercado existente en la actualidad en buena parte del mundo.

La 'película' de los hechos que los propietarios de bares y restaurantes proyectaron a los representantes de la bodega fue la siguiente: González Byass recoge a los turistas en la Real Escuela y se los lleva a su sede de la Alameda Vieja para que la visiten. Acto seguido les ofrece un amplio servicio de restaurante que, según bares y restaurantes, les quita de la calle, o lo que es lo mismo, impide que estos recorran la ciudad. Finalmente, los visitantes regresan a sus hoteles desde la bodega sin hacer ningún otro gasto en la ciudad.

Hosteleros presentes en la reunión destacaron el compromiso de González Byass así como el hecho de que buena parte de su plana mayor se desplazara exprofeso hasta Jerez. "La reunión ha servido para que se produzca un acercamiento entre profesionales que ha supuesto un punto de inflexión. Se han comprometido a mantener la línea de negocio que han puesto en marcha, si bien han dicho que van a afrontar gestiones para que el sector esté contento. Están por la labor y ha sido positivo que habláramos. Es cierto que acaparan gran parte del turismo pero los hosteleros también debemos saber cómo competir con ellos", señaló a este medio un reputado profesional que prefirió mantenerse en el anonimato.

En el transcurso de la reunión los propietarios de bares y restaurantes lamentaron que el flujo de turistas que les llegaba por las calles los martes y jueves que hay espectáculo ecuestre "consumiendo, comprando, curioseando y haciendo turismo" se haya acabado. No está de más destacar que a bares y restaurante se les ha unido dicha caída semanal de turistas a los devastadores efectos que ha tenido la actual crisis económica en el consumo interno de la ciudad y del resto del país, algo que ha sido especialmente duro en el sector hostelero de toda la nación.

Las discrepancias entre los hosteleros y González Byass alcanzaron su único grado de tensión cuando algunas voces del sector hostelero se alzaron en la reunión para asegurar que o se ponía un remedio o su fidelidad a los productos del extenso catálogo de la emblemática bodega podría acabar. Los representantes de la bodega solicitaron calma y que no se adoptasen posturas drásticas a este respecto. Voces del sector aseguraron no compartir dicha postura "porque no conduce a nada".

Otro motivo de preocupación por parte de algunos hosteleros estriba en el hecho de que en la actualidad sea "prácticamente imposible dar un servicio de catering en las instalaciones de la bodega" cuando algún cliente les solicita celebrar un convite en dichas instalaciones. Los hosteleros especializados en estos servicios consideran que el catering oficial (una empresa procedente de Córdoba) "juega con ventaja", e incluso hubo quien criticó que algunos clientes cambiaran de hostelero a última hora, extremo este último desmentido de forma tajante por los representantes de 'Buganvilia', empresa que explota el referido servicio.

Algunos planteamientos llegaron a ser más que radicales y lamentaron, incluso, la procedencia del catering "pues los beneficios y hasta los puestos de trabajo se van para esa provincia".

Cabe destacar que en la reunión hubo tanto hosteleros asociados a Horeca como profesionales que no lo están. Algunos de ellos procedieron de la calle Porvera, una vía que suele servir de paso al turista. Aseguran que "de tener que contratar a una o dos personas para hacer frente al trabajo que se venía encima los días de espectáculo en la Real Escuela ahora nos quedamos los mismos de siempre porque ese incremento de clientes ya no se da".

Por otra parte, un hecho especialmente destacable y que debe ser tenido muy en cuenta es que los servicios de restauración que González Byass presta en su bodega cuentan con todos los requisitos legales, con lo que la preocupación de los propietarios de bares y restaurantes se enmarca más en lo que se podría calificar como un ámbito de competencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios