El Rebusco Quijote, Welles... y Jerez

  • Agustín Sánchez Vidal hace un retrato novelado de Orson Welles en su nuevo libro

  • Uno de los capítulos trata de su afición a los vinos del Marco

Welles y Lola Flores fotografiados por Martín en Las Ventas, 1955. Welles y Lola Flores fotografiados por Martín en Las Ventas, 1955.

Welles y Lola Flores fotografiados por Martín en Las Ventas, 1955.

Recientemente ha visto la luz un nuevo trabajo de Agustín Sánchez Vidal, catedrático emérito de Cine y otros medios audiovisuales en la Universidad de Zaragoza. El que lleva por título Quijote Welles.

Esta novela, según el autor, es el fruto de 20 años de trabajo, un homenaje al cine y al periodismo norteamericano de investigación y un retrato certero de la industria del cine en Estados Unidos.

Portada del libro de Agustín Sánchez Vidal. Portada del libro de Agustín Sánchez Vidal.

Portada del libro de Agustín Sánchez Vidal.

El libro, editado por Fórcola Ediciones, es un relato novelado de la vida de Orson Welles (1915-1985), con especial atención a sus relaciones con España,

En esta novela, de cerca de setecientas páginas, nos llama la atención uno de los capítulos finales, el que nos cuenta la visita que gira a la ciudad de Jerez la periodista americana Barbara Galway, que recorre Andalucía buscando las pistas que dejó el carismático director y actor norteamericano por estas tierras.

En este itinerario andaluz está acompañada el profesor Diego Hidalgo, al que unos amigos le han recomendado para tal cometido.

La ruta de Orson Welles

La luna por dos pesetas es el título con el que Sánchez Vidal encabeza la parte del relato que hemos mencionado. Hidalgo sugiere a Bárbara pasar por Jerez antes de ir a Ronda. Y para ello van a contar con la colaboración de Antonio, un chófer con años de experiencia que había estado a las órdenes del propio Welles.

Ya sabemos que a Welles le gustaba Jerez, era un asiduo visitante, y que procuraba no perderse las corridas en las que toreaba Antonio Ordóñez en Jerez. Ya lo cuenta Marina Domecq en su libro 'La imaginación al perol', donde mezcla sus recuerdos con recetas gastronómicas.

Cuando cuenta lo que le gustaba a Welles las huevas aliñadas, escribe: "Orson Welles apreciaba este plato como sólo él podía apreciar algo enormemente. Nos visitaba a menudo en nuestra casa de Jerez, sobre todo en ferias, porque era seguidor incondicional del arte de Antonio Ordoñez".

Para hilvanar el paso de Welles por Jerez Sánchez Vidal recurre a personalidades como Ruiz-Mateos, Pedro Domecq (Pedro Soto Domecq, el que vistió el hábito de cartujo), a Shakespeare - no olvidemos que Welles dio vida al personaje de Falstaff- y su monumento, las bodegas de González Byass y Domecq.

Resulta curioso el momento en el que la periodista se sorprende ver el cartel de Fresas salvajes, a lo que su cicerone le aclara. "Es una de las muchas películas en las que aparece el vino de Jerez"; añadiendo: "Sólo es una pequeña muestra, el total pasa de las quinientas".

Un dato que evidencia la repercusión que ya tiene mi trabajo sobre el jerez en el cine.

Su firma en una bota de González Byass. Su firma en una bota de González Byass.

Su firma en una bota de González Byass.

Cuando los dos personajes mencionados visitan una de las bodegas, todo indica que sea González Byass, el guía, llamado Gerardo, nos recuerda a nuestro amigo Genaro Benítez. Este les explica algunos detalles de las instalaciones, e incluso les venencia unas copas de vino de la propia bota donde Welles plasmó su firma el 28 de abril de 1961.

En ese año de 1961 se rodó el capítulo dedicado a Jerez y sus bodegas, Le Cantine di Jerez. Serie documental producida por la cadena de televisión italiana, la RAI, conocida como Viaggio Nella Terra di don Chisciotte.

Si Orson Welles fue nombrado miembro de la Orden del Tío Pepe por el propio Marqués de Torresoto, propietario de las bodegas González Byass, la amistad con otra importante saga bodeguera, los Domecq, propició su participación en un anuncio de la casa para su difusión en los Estados Unidos.

Anunciando el Double Century de Domecq. Anunciando el Double Century de Domecq.

Anunciando el Double Century de Domecq.

El narrador nos proporciona una amplia información de las viñas, la bodega y los vinos que contiene, manejando datos de su historia para amenizar al lector. El mismo autor me ha confesado que ha tenido la oportunidad de visitar Jerez en más de una ocasión, y eso se nota al leer algunos pasajes de este capítulo.

Del palo cortado escribe: "Elegante, complejo, armónico, equilibrado, nada basto. Antes lo bebían los bodegueros, se vendía poco. Pero ahora hay un interés tremendo".

Y son dos botellas de ese vino que Gerardo, el guía de la bodega, le da a la periodista para que se lo lleve a Welles cuando lo vuelva a ver. Hay que pensar que la historia transcurre a principios de los 80.

Welles y Jerez

La parte de la novela que trata de esas especiales relaciones de Welles con Jerez tiene una sólida base real, y para demostrarlo haremos un breve repaso de la presencia de Welles por esta parte de Andalucía que él tanto quería. Periodo que abarca más de una década, desde los primeros años de los 60 hasta la primera mitad de los 70.

La primera noticia de Orson Welles en Jerez nos la da él mismo Welles, cuando aparece junto a su mujer, y su hija, en el mencionado reportaje de 1961.

Las imágenes que grabó en aquella primavera no se pudieron ver en la ciudad hasta el 21 de febrero de 2002, en una actividad conjunta entre el Cine-Club Popular y el Centro Andaluz de Flamenco.

En el papel de Falstaff, en 'Campanadas a medianoche'. En el papel de Falstaff, en 'Campanadas a medianoche'.

En el papel de Falstaff, en 'Campanadas a medianoche'.

Entre 1964 y 1965 había rodado 'Campanadas a medianoche', basada en varias obras de Shakespeare. Tal como hizo el bardo inglés en los escenarios, Welles repetirá magistralmente el famoso monólogo en el que ensalza a nuestro vino, el sherry: "Si mil hijos tuviera...".

Gracias a la familia Rosales pudimos disfrutar de un material fotográfico que permanecía inédito. En tres fotos de mediados de los 60 donde se veía a Welles junto a Emilio Rosales, hombre de confianza de Ordóñez.

Fotos tomadas en la zona de los burladeros de la plaza de toros de Jerez. Son dos corridas diferentes, ya que Welles muestra un aspecto distinto en una y en otra.

Otra imagen que ha salido a la luz recientemente es la de Welles con nuestra paisana Lola Flores, durante una corrida celebrada en Las Ventas durante las Fiestas de San Isidro en 1955.

Orson Welles fue uno de los primeros clientes del lujoso Hotel Jerez, que sería inaugurado en 1970. Aún lo recuerdan algunos de los empleados a los que les solía pedir dos colchones y seis almohadas.

En la novela se hace mención a un anuncio interpretado por Welles. Es el que hizo en 1975 para la promoción del Double Century, de las bodegas Domecq, para el mercado norteamericano. Hace unos años se pudo conocer la prueba que grabó en el Castillo de Macharnudo de otro anuncio de la misma casa, esta vez para La Ina.

Programa del Cine-Club Popular dedicado a Welles. Programa del Cine-Club Popular dedicado a Welles.

Programa del Cine-Club Popular dedicado a Welles.

Por otra parte, en el documental francés 'Portrait: Orson Welles' (Retrato de Orson Welles), dirigido por François Reichenbach y Frédéric Rossif, en 1968, dejó bien claro que el secreto para preparar sus ensaladas era el vinagre de Jerez.

Hay que resaltar que este documental fue incluido en el octavo ciclo de cinestudio del Cine-Club Popular dedicado a Welles. En los primeros meses de 1978 se proyectaron seis de sus películas.

En el 2006, esta misma asociación solicitó al Ayuntamiento de la ciudad una calle que llevara el nombre de Orson Welles. Lamentablemente esta petición aún sigue pendiente de aprobación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios