Jerez

Recogen firmas para pedir el indulto de un familiar, extoxicómano rehabilitado

  • Ha vuelto recientemente a prisión por un delito que cometió en 2004, cuando todavía estaba enganchado a la heroína

Gemma Vega y Tamara Ahumada, pareja y hermana respectivamente de José Alejandro Ahumada, de 29 años, están recogiendo firmas para pedir la libertad de este joven que el pasado 30 de marzo ingresó en la prisión de Puerto 2 para cumplir tres años de condena por un delito cometido en el año 2004, un robo con fuerza cuando todavía era consumidor habitual de heroína, de la que se enganchó a la temprana edad de 15 años. Por este delito ya pasó dos años en la cárcel, de la que salió tras concedérsele la suspensión de la condena para que ingresara en un centro de rehabilitación de drogodependientes, según lo prevé el artículo 87 del Código Penal.

Sin embargo, el motivo de su vuelta a prisión parece que se debe a unas pruebas que Toxicología ha remitido al juzgado de lo Penal número 3, en el que consta que José Alejandro ha dado positivo por cocaína, algo a lo que su familia le extraña ya que señalan que nunca ha sido consumidor de esta sustancia. Además afirman que su hermano está "completamente rehabilitado" y que está controlado gracias a las pruebas periódicas a las que se somete en el Centro de Protección de Drogodependientes (CPD) de la calle Vicario. "Mi hermano nunca se ha negado a realizarlas", afirma Tamara, que indica que en los últimos años a su hermano no le ha faltado trabajo, bien poniendo andamios, repartiendo alimentos o realizando trabajos en el sector de la construcción como peón albañil, alicatador, encofrador, electricista y fontanero, y llegado el mes de septiembre, realizando igualmente la vendimia. Incluso ahora, señalan, le había salido trabajo en Madrid para trabajar en una obra gracias a su cuñado.

José Alejandro tiene dos hijas, una de cinco años y otra que cuenta apenas con trece días. "Estaba muy ilusionado con su hija, ahora nos íbamos a ir a un piso al Titanic (el popular bloque de la calle Luis de Parada) y esto ha sido un gran palo para todos", afirma Tamara, que señala que desconocían que su hermano estuviera en búsqueda y captura desde hace quince días "porque no nos lo habían notificado". Es más, afirma que dos días antes de su detención habían estado en el Juzgado para notificar el pago de dos multas que tiene que abonar por otros asuntos "y no nos habían dicho nada de esto".

Su familia, que está a la espera de poder ponerse en contacto con el Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, teme que José Alejandro, "que está hundido", pueda recaer en la cárcel de su adicción. Además, consideran que en su ingreso en prisión "se ha tenido mucho en cuenta el apellido Ahumada", un clásico en los juzgados jerezanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios