Jerez

Reverdece en San Lucas la añeja advocación a la Virgen de Guadalupe

  • La hermandad de las Tres Caídas expone por primera vez en besamanos a esta imagen, que llegó en el siglo XIV al templo

La Hermandad de las Tres Caídas culmina estos días los cultos dedicados a la Virgen de Guadalupe, que en enero de este año es titular de la corporación. Estos actos tienen un carácter especial al enmarcarse en el programa de los 75 años de fundación de la hermandad que, al mismo tiempo, viene a celebrar la reciente incorporación al devocionario de la cofradía. Ayer estuvo de besamanos por primera vez en la larga historia que atesora esta imagen y hoy se cierra el triduo que se celebra en su honor y en el que la hermandad acogerá y nombrará hermano honorario a la Casa de Extremadura en Jerez. Esta institución, merced a esta designación de honor, participará con la hermandad en la futura rehabilitación del retablo mayor de San Lucas, donde tenía su camarín la Virgen de Guadalupe. Para el besamanos, la imagen se vistió con manto y saya de brocado rojo, rostrillo de orfebrería y corona.

En origen, esta imagen siempre recibió cultos en la iglesia de San Lucas desde que, según consta documentalmente, en el siglo XIV el rey Alfonso XI la donó a esta iglesia tras ganar la batalla del Salado. Al parecer, la Virgen iba con el monarca en todas sus expediciones guerreras hasta culminar la campaña con esa contienda, que extendió el reino cristiano hasta Gibraltar. Sobre el siglo XVI se creó una hermandad que rindió culto a la Virgen de Guadalupe, que al cabo del tiempo y cuando nació la actual cofradía retomó la veneración a esta advocación. Con motivo de las bodas de diamante de las Tres Caídas, la hermandad aprobó en enero de este año, en cabildo de hermanos, incorporarla como titular.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios