Presunto caso de negligencia en el hospital

Abren la vía penal, contenciosa y civil en el caso de la embarazada fallecida

  • El abogado de la familia, Eduardo Bárcena, actúa en primera instancia contra el SAS y también contra su aseguradora

El hermano de la fallecida, en el salón donde ésta se desplomó. El hermano de la fallecida, en el salón donde ésta se desplomó.

El hermano de la fallecida, en el salón donde ésta se desplomó. / Pascual

Comentarios 3

El abogado de la familia de Sonia Venegas —la mujer embarazada que murió de forma repentina a los ocho meses de gestación falleciendo además la hija que esperaba— mantiene abiertas unas diligencias de naturaleza penal en el Juzgado de Instrucción contra el Servicio Andaluz de Salud (SAS). La familia acusa de negligencia a los servicios sanitarios del hospital de Jerez por no atender debidamente, a su juicio, a la mujer fallecida.

La mujer fallecida solicitó asistencia médica en el hospital de Jerez unos días antes de que falleciera en su domicilio de forma súbita. La familia insiste en que la mujer tuvo que haber sido ingresada en el centro médico. Algo que no ocurrió y a lo que achacan la prematura muerte de la gestante.El letrado de la familia, Eduardo Bárcena, también ha dispuesto otras vías legales alternativas en caso de que la causa penal resultara finalmente archivada.

Se trata exactamente de una vía de carácter contencioso administrativo contra el SAS y, de otro lado, una vía civil que se erigiría en una acción directa contra la compañía aseguradora del Servicio Andaluz de Salud. Sería esta entidad la que debería indemnizar a los familiares en caso de que la Justicia determinara que se perpetró una negligencia de carácter médico o de carácter profesional cuando se atendió a Sonia Venegas en el mayor centro médico de la ciudad.

Pese a que los hechos acaecieron el pasado mes de julio la instrucción del caso sigue adelante con la recopilación de pruebas. De hecho, tal y como ya informara este medio, la familia de la joven fallecida se encuentra muy dolida y apesadumbrada por el hecho de que aún no hayan podido dar sepultura a la hija nonata de Sonia, una criatura de ocho meses de gestación que permanece en las instalaciones del Instituto Nacional de Toxicología de Ciencias Forenses de Sevilla. Es deseo de la familia que repose en un nicho colindante con el de su madre.

El letrado se ha hecho con los servicios de dos peritos médicos de Sevilla en este caso

Es especialmente reseñable que Eduardo Bárcena, el abogado familiar, ha contratado para este caso a dos peritos médicos. El objetivo no es otro que averiguar si hubo actuaciones inapropiadas en los servicios médicos del Servicio Andaluz de Salud.

Ambos peritos son de la limítrofe provincia de Sevilla. La medida se adopta con el fin de impedir que haya ‘contaminaciones’. Es decir, evitar que sus informes se puedan ver alterados por el hecho de que conozcan profesionalmente a unas personas sobre las que cabe la posibilidad de que la Justicia emprendan acciones legales en su contra.

Hasta el momento, tanto el cuerpo de la madre como el de la hija han sido sometidos a multitud de pruebas para determinar las medicinas que le habían sido dispensadas a la gestante antes de que ésta falleciera de forma sorpresiva.

En buena parte, estos análisis resultarán determinantes para llegar a comprender si hubo buena praxis médica. No en vano, hay que tener en cuenta que el embarazo de Sonia Venegas era especialmente delicado ya que había sido declarado de alto riesgo. A la edad de la madre (que contaba 38 años en el momento del óbito) se unían los problemas de hipertensión que padecía así como su constitución física con problemas de obesidad.

Sonia falleció el lunes 16 de julio por la mañana, mientras la madre le preparaba el desayuno. Tal y como destaca la familia, la gestante acudió al hospital de Jerez el fin de semana anterior a su fallecimiento. Antonio Venegas, hermano de la víctima y que ejerció en su momento de improvisado portavoz de la familia hasta que el caso quedó en manos de Eduardo Bárcena, criticó con gran pena el hecho de que su hermana “acudiera en multitud de ocasiones al hospital general de Jerez, tanto a Urgencias como a los controles de seguimiento, sin que en ningún momento la ingresaran”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios