DIARIO DE JEREZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Cofradías

Salvaguarda de la Semana Santa

  • El Ministerio de Cultura publica en el BOE una resolución por la que se incoa expediente para la declaración de la Semana Santa en España como Patrimonio Cultural Inmaterial.

Proteger la Semana Santa. Esa es la esencia de la iniciativa adoptada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, que ha iniciado un expediente para declararla como manifestación representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial (PCI). En pocas palabras, una medida que la protege cuando no pocos pensaban que ya estaba adoptada y que, a estas alturas con unas elecciones generales en puertas, merece la reflexión y alguna que otra lectura de la razón por la que ahora se publica la resolución -BOE del lunes 23-, cuando algún partido político, que ya gobierna en alguna administración, ha expresado reparos hacia la celebración de la Semana Santa, cuestionándola en algunos de sus aspectos o en su integridad.

La resolución supone la puesta en marcha de una serie de medidas que redundarán en la protección de la celebración, "dada la dimensión espacial de la Semana Santa, que se extiende a todas las comunidades autónomas; cualquier acción de salvaguarda deberá ser realizada en coordinación con las diferentes comunidades autónomas afectadas y de acuerdo con las cofradías, como principales comunidades portadoras de esta manifestación", según se expone en el BOE.

La declaración de PCI implicará, además de una expresa salvaguarda de la celebración, medidas tales como la realización de labores de identificación, descripción, investigación, estudio y documentación con criterios científicos; incorporación de los testimonios disponibles a soportes materiales que garanticen su protección y preservación; velar por el normal desarrollo y la pervivencia de esta manifestación cultural, así como "tutelar la conservación de sus valores tradicionales y su transmisión a las generaciones futuras".

Dejando atrás el rico pasado que acumula la Semana Santa en España, la resolución analiza el presente del movimiento cofrade en el país: "Las cofradías han experimentado en los últimos años una apertura a la participación de la población femenina y de la sociedad general, funcionando como agentes de transmisión de todos los conocimientos y prácticas relacionadas con la Semana Santa, a través de escuelas no formales, influyendo de esta forma en el ciclo anual, pues desarrollan su actividad a lo largo de todo el año, y no solo en el periodo pascual". Enfatiza un dato sobresaliente: "Como muestra de su enorme importancia, en la actualidad existen aproximadamente tres millones de cofrades, repartidos entre alrededor de 10.000 cofradías por todo el territorio nacional".

El texto publicado advierte que "las acciones de salvaguardia que se proyecten en relación a la Semana Santa deberán tener en cuenta, de manera muy especial, los riesgos de desvirtuación que podrían derivarse del turismo masivo, así como la necesidad de valorar y proteger adecuadamente los oficios tradicionales asociados a esta manifestación". La resolución de la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales y de Archivos y Bibliotecas detalla aspectos de la Semana Santa con una extensa argumentación: qué es y qué significa esta conmemoración en España, su historia, actualidad y lo que se deriva de ella en lo cultural, social, patrimonial e incluso en lo económico, que en nuestro país "encuentra múltiples variables. Es, por tanto, un fenómeno plural que, aun compartiendo rasgos esenciales a lo largo de la geografía española, no permite establecer modelos de fiesta. La Semana Santa en España comprende una gran diversidad de valores culturales, desde su función como forma de expresión de la religiosidad popular a su papel como marcador identitario, pasando por su importancia como vehículo de conocimientos tradicionales y su relación con oficios artesanos, así como con las múltiples obras muebles e inmuebles de valor artístico", manifiesta el texto de la disposición.

Los penitentes, las pasiones vivientes, las procesiones en general, la música de diferente tipo, la repostería, los Via Crucis, junto a otras celebraciones más concretas y singulares, se extiende en la resolución como claves para ser declarada PCI. Asimismo, entra en otro aspecto importante, consecuencia de la Semana Santa: el patrimonio mueble, como pasos, imaginería, insignias, bordados, orfebrería, talla, etc. Y el inmueble en el que se mencionan templos, ermitas y recorridos de Via Crucis, entre otros según las tradiciones de cada lugar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios