Jerez

San Juan de Dios, de centro de empleo a instituto

  • Educación asumirá el edificio para que ofrezca grados medios y superiores de FP

Exterior del centro de formación ocupacional de San Juan de Dios. Exterior del centro de formación ocupacional de San Juan de Dios.

Exterior del centro de formación ocupacional de San Juan de Dios. / pascual

La Junta ya ha encontrado la fórmula para darle uso al centro de formación ocupacional de San Juan de Dios, que cerrará sus puertas a finales de mes. Así, pretende que para el curso escolar del año próximo pueda reabrir como instituto dedicado a la Formación Profesional, aunque el proceso requiere de que las instalaciones sean homologadas para su futuro uso y, lo más importante, cambie de propietario.

Este centro es de la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio pero, para su nuevo cometido, tendría que pasar a Educación o, al menos, se realice un convenio de cesión entre ambos organismos. Hasta hace unos años, este inmueble estaba destinado a ofrecer cursos de formación profesional ocupacional. Ahora, en cambio, se pretende que pase a ser un nuevo instituto, aunque ofreciendo enseñanzas de grado medio y superior de Formación Profesional.

El anuncio fue realizado ayer por el delegado de la Junta en la provincia, Juan Luis Belizón, durante la visita que realizó al Ayuntamiento. En este sentido aseguró: "Este centro pasara de tener cursos puntuales a ser un centro de formación reglada". Por el momento no se ha concretado las ramas que ofrecerá pero la intención es que pueda reabrirse para el próximo curso con unos estudios vinculados a la agroindustria y el turismo, según las explicaciones dadas ayer por el responsable autonómico.

Precisamente, minutos antes de este anuncio, Ganemos Jerez emitió un comunicado donde anunció que reclamará la reapertura del centro en el próximo pleno municipal. En este sentido, aseguró que el cierre de estas instalaciones afectan especialmente a la barriada de San Juan de Dios, un lugar "complejo, obrero, con enormes carencias de toda índole y con numerosas familias en riesgo de exclusión social que dependen de un rescate ciudadano para poder vivir con dignidad". "Las opciones de muchas de estas familias de tener una oportunidad en la vida pasan por las alternativas que les brinden las administraciones públicas. Sin embargo, la presencia institucional cada vez es menor, las ayudas sociales menguan, el mantenimiento de sus calles es insuficiente y los vecinos se quejan de que apenas hay actividades sociales en el barrio", agregó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios