Crisis económica Plan de Vialidad del Ayuntamiento

Sánchez anuncia mañana a su equipo el cese de la mayoría de asesores

  • La alcaldesa mantendrá un encuentro con los concejales socialistas para informarles de las nuevas medidas financieras, en las que se incluye también un acuerdo con Diputación para la gestión de los recibos del agua

Tras el paréntesis de la Semana Santa, la alcaldesa, Pilar Sánchez, anunciará finalmente este lunes el nuevo paquete de medidas económicas para intentar mejorar la asfixia financiera del Ayuntamiento. Entre estas esperadas medidas, está la más demandada por la oposición como es el que recorte del número de asesores, que Sánchez siempre ha cifrado en 19 (antes de los abandonos y ceses de Francisco Benito Lechuga, Juan Ramón Aramburu y Juan Carlos Jiménez), mientras que el resto de partidos hablaba de 25 personas. Dicha decisión responde, además, al compromiso de la regidora socialista que hace varios meses ya adelantó que habría un recorte "notable" de estos cargos. Además, pese a que consultó con el resto de delegados municipales (muchos de los cuales no estaban de acuerdo con esta medida), lo cierto es que la decisión final dependerá sólo de la regidora.

El polémico asunto, según ha podido saber este medio, quedará finalmente zanjado este lunes cuando la regidora socialista anuncie a su equipo de gobierno, tras el pleno extraordinario, el cese de la mayoría de asesores, entre otras medidas de ahorro. Aun así, los que pertenecen al grupo municipal socialista sí continuarán, al igual que el resto de partidos tienen concejales liberados. Y junto Sánchez también seguirán otros cargos de confianza, aunque serán contados. De este modo, dejarán de ejercer como asesores la mayor parte del personal de confianza que Sánchez había fichado en esta legislatura para que colaborasen en distintas áreas y delegaciones y cuyos nombramientos había sido publicados en su mayoría en el Boletín Oficial de la Provincia en agosto y octubre de 2007. Entre los afectados por este anuncio se podrían encontrar periodistas, compañeros de partidos relacionados con el mundo rural y personas que anteriormente había estado vinculadas a asociaciones de distinta índole.

Se trata de una medida cuyos efectos beneficiarán más a la imagen de la alcaldesa (que ha sido continuamente criticada por la oposición por este asunto) que a las arcas municipales, ya que los sueldos de estos cargos aprobados en pleno son sólo la punta del iceberg frente a la deuda que el Consistorio lleva arrastrando desde hace décadas. Fuentes municipales, incluso, señalan que el ahorro por estos ceses rondará 'sólo' los 500.000 euros. Hay que recordar, además, que la permanencia de estos cargos que van a ser cesados era sólo hasta el fin de la actual legislatura, como siempre reiteró Sánchez, por lo que en un año hubiesen abandonado también sus respectivos puestos. No obstante, las quejas de la oposición y, especialmente, la actual situación de crisis económica han forzado a la alcaldesa tener que tomar estas decisiones. Se da la circunstancia, además, de que el anuncio llegará tras haber hecho público esta misma semana el marido de la alcaldesa, Juan Carlos Jiménez, que dimitía como asesor y como jefe de gabinete precisamente para terminar con las innumerables críticas que le han perseguido durante su trayectoria.

No se trata, sin embargo, de la única acción que se llevará a cabo desde el Ayuntamiento. De hecho, ya se están desarrollando otros recortes en materia de sueldos que afectan tanto a la alcaldesa y concejales como a los salarios más altos del Consistorio. También, gracias a un nuevo convenio firmado con Vodafone el pasado mes de febrero, el gobierno municipal ahorrará un 40 por ciento en telefonía móvil, lo que supondrá una rebaja en esta factura municipal de 120.000 euros anuales. De cara al futuro más inmediato, el gobierno local podría rubricar otro acuerdo con Diputación para el cobro de los recibos de agua, tal como ya hiciera en el caso de la recaudación de otros impuestos. Un convenio que vendría a reforzar la capacidad financiera de la Administración local, que podrá contar con antelación con el dinero de dichos ingresos. El gobierno socialista apostará igualmente por la puesta en valor y venta del patrimonio de la ciudad para optimizar la gestión de estas propiedades.

Con estas propuestas y otras que previsiblemente anunciará a su equipo de gobierno como apoyo al Plan de Viabilidad, Pilar Sánchez intentará convencer a todos los sectores (sindicatos, empresarios, oposición y ciudadanos) de que aún hay posibilidades de sanear los 'números rojos' del Ayuntamiento y, a la vez, dejará patente que el gobierno local es el primero en arrimar el hombro y dar ejemplo, aunque "sea tarde" como achacan desde la oposición. Esto le permitirá, además, intentar recuperar apoyos y consenso, tras el rechazo sindical al Expediente de Regulación Temporal de Empleo que el gobierno local intentó aplicar por su posible efecto más inmediato en la economía municipal. Así las cosas, a un año de las elecciones y a poco más de un mes para que el PSOE ratifique si Sánchez será candidata de nuevo a la Alcaldía de Jerez, a la regidora y a su gobierno le tocará probar si las medidas que aún aguardan en un cajón, y las que pueden aplicarse todavía, serán el remedio que el Ayuntamiento necesita y la ciudadanía demanda (en más de un caso, con manifestaciones en la calle).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios