DIARIO DE JEREZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Jerez

Segundo golpe al contrabando de tabaco en Jerez en una semana

  • Agentes de la Guardia Civil se incautaron ayer de otras 300 cajetillas · Dos de los cuatro negocios que fueron registrados ya resultaron multados hace siete días

La presión policial y fiscal contra la venta de tabaco de contrabando en la provincia promete ser férrea. Efectivos de la Guardia Civil intervinieron ayer más de 300 cajetillas de tabaco de diferentes marcas comerciales en cuatro conocidos establecimientos del centro de Jerez, los cuales tendrían en la venta de tabaco de contrabando una de sus actividades comerciales. Además, se da la circunstancia de que el pasado 12 de noviembre, es decir hace hoy exactamente una semana, se les intervino a estos negocios más de 700 cajetillas y se les levantó un acta por infracción a la Ley Orgánica 12/1995 de Represión del Contrabando.

Tal y como ya informara este periódico en su edición del sábado pasado, fue el pasado viernes cuando un operativo conjunto de Guardia Civil y de agentes de Vigilancia Aduanera actuó sobre estos negocios del centro de Jerez y del extrarradio (Pago de San José y calle Albadalejo), denunciando a cuatro de sus propietarios por dedicarse a la venta de tabaco de contrabando. Ayer, quienes tomaron parte en el dispositivo fueron guardias civiles de los servicios fiscales de la Guardia Civil en Sanlúcar de Barrameda, quienes inspeccionaron estos negocios, encontrando en ellos más de 300 cajetillas de tabaco, siendo reincidentes dos de ellos, por lo que las denuncias se espera que alcancen los 3.000 euros y el cierre temporal de los establecimientos por un periodo de tiempo que determinará la dependencia de Aduanas e Impuestos Especiales de Cádiz.

Según informó ayer la propia Guardia Civil, los establecimientos donde se intervino este tipo de género ilegal, se enfrentan además de la aprehensión del tabaco, a la propuesta de sanción que iría desde los 400 a los 3.000 euros, más el pago del valor del género decomisado y los impuestos que generarían dichas cajetillas; además del cierre del establecimiento por un periodo comprendido entre los 4 y los 29 días, todo ello en función de la cantidad decomisada por los agentes.

1.000

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios