Jerez

Sergesa asegura que los usuarios se podrán negar al control telefónico

  • La concesionaria municipal confirma el sistema de inspección a los trabajadores y señala que es una "garantía para no mermar" el tiempo de atención al beneficiario

La concesionaria del servicio municipal de ayuda a domicilio, Sergesa Hogar, confirmó ayer la implantación del nuevo sistema de control para sus trabajadores a través del teléfono privado de los usuarios. Cabe recordar que el comité de empresa denunció el pasado martes que "la dirección no ha pedido a los beneficiarios del servicio una autorización para que los auxiliares podamos llamar desde el teléfono del domicilio cuando entremos y salgamos de la casa", señaló la presidenta, Encarnación Barrios. En este sentido, la dirección comunicó ayer que "Sergesa tiene establecido un sistema de control implantado con el único fin de garantizar que los servicios por los que el Ayuntamiento paga y abona más de 4 millones de euros llegan íntegramente a las personas que van dirigidos". La concesionaria confirmó que se ha enviado una "oportuna comunicación" a los usuarios para "evitar que se vean perjudicados por posibles mermas o disminuciones en los tiempos de atención fijados previamente por los servicios técnicos del Ayuntamiento. Este sistema de control no lo es exclusivamente para la plantilla, sino para la propia empresa, ya que el gobierno local exige una acreditación de las horas de servicio prestado para sólo abonar el importe de los trabajos cuya prestación haya sido adecuadamente justificada". Ante estas declaraciones, la presidenta del comité vuelve a reiterar que "parece que somos los empleados los que trabajamos menos, cosa totalmente incierta. Es más, puedo decir que ayer -con referencia al martes- varios de mis usuarios se quedaron sin servicio por una falta de coordinación de la empresa, y no es la primera vez que pasa. Nos consta que hay usuarios que se han acercado a la delegación de servicios sociales para denunciar el mal trabajo de la empresa, no de los auxiliares. Hay técnicos que saben perfectamente que la empresa deja mucho que desear".

En cuanto a la polémica sobre la 'obligatoriedad' del uso del aparato privado, Sergesa Hogar señaló que "el sistema tiene un carácter voluntario. Cualquier usuario que presente algún tipo de reparo tiene absoluta libertad para rechazar este control", apuntando además que "hasta la fecha, ninguno de los más de 700 usuarios que reciben el servicio han mostrado reparo al sistema". Sin embargo, Barrios apuntó que "hay beneficiarios que todavía no han recibido la carta, pero que han comunicado de palabra a sus auxiliares que están en contra del método. Además, cuando en un principio les trasladamos los problemas que puede conllevar este sistema, la empresa nos dijo que personalmente intentarían convencer a los usuarios que se nieguen en principio para que aceptaran". Sergesa insiste en que "la medida es una garantía de que los fondos públicos municipales destinados a este programa social son recibidos íntegramente", mientras que el comité recalca que "si quieren un control que pongan sus propios medios o que por lo menos, que el usuario firme una autorización por escrito dejándonos utilizar el teléfono. Nos echan el muerto a los trabajadores de la deficiencia del servicio, pero viene por la falta de coordinación de la empresa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios