Jerez

El Servicio de Reproducción Asistida de la Clínica Serman celebra el nacimiento de su bebé 3.000

  • Se calcula que una media de 700 matrimonios gaditanos al año tienen dificultades para lograr el embarazo.

Trabajo de precisión con el microscopio. Trabajo de precisión con el microscopio.

Trabajo de precisión con el microscopio.

En febrero del año 2000 empezaba a dar sus primeros pasos la Unidad de Reproducción Asistida de la Clínica Serman, un centro que fue pionero en la provincia de Cádiz para ayudar a las parejas con problemas de fertilidad y a día de hoy es uno de los que cuenta con un mayor número de casos tratados. De hecho, en estas semanas están de celebración, puesto que recientemente ha nacido el bebé 3.000 concebido con la ayuda del equipo médico de Serman.

Está demostrado que el número de parejas que solicita ayuda para concebir un hijo ha crecido considerablemente en los últimos años, debido fundamentalmente a los nuevos hábitos sociales. La maternidad se pospone cada vez más hasta edades más tardías, superando con creces la barrera de los 35 años, que se supone es el momento a partir del cual la calidad ovárica de la mujer disminuye drásticamente.

En este aumento de los casos de infertilidad también influyen otros hábitos poco saludables que afectan a la calidad y la cantidad de espermatozoides, como puedan ser el consumo de tabaco y/o sustancias como la marihuana u otras drogas; o la costumbre de llevar el teléfono móvil en el bolsillo delantero del pantalón favoreciendo que las radiaciones del aparato estén cerca de la zona genital.

Bombona de criopreservación. Bombona de criopreservación.

Bombona de criopreservación.

Un quince por ciento de incidencia

Asimismo, el auge sociológico de diferentes modelos de familia favorece que otros grupos de personas necesiten de los servicios de la reproducción asistida, tales como las mujeres que deciden ser madres sin pareja, o las parejas de mujeres homosexuales. Al margen de estos últimos tipos de paciente, se calcula que alrededor de un 15 por ciento de las parejas heterosexuales tiene problemas para lograr un embarazo. Teniendo en cuenta que en la provincia de Cádiz se celebran al año un promedio de 4.500 matrimonios, eso equivale a decir que una media de 700 de esas parejas tendrá algún tipo de dificultad para lograr descendencia por sí solos.

Por poner un ejemplo, la Unidad de Reproducción Asistida que en la actualidad dirige la doctora Inmaculada Díez en la Clínica Serman llevó a cabo en el año 2017 algo más de 300 tratamientos, según los datos certificados y auditados por la Sociedad Española de Fertilidad. El tratamiento más aplicado sigue siendo la Fecundación in Vitro, y se aplicó en 215 de los casos vistos en ese año. La mayoría de las FIV se llevaron a cabo con ovocitos de la propia paciente (153) pero en 40 de los casos hubo que recurrir a la donación de óvulos y, en otros 22, a la donación de semen.

Cuando la edad de la mujer no es todavía un impedimento y no existe una anomalía clara que origine la infertilidad, la opción menos agresiva para intentar el embarazo es la inseminación artificial, que consiste en introducir el semen directamente en el útero de la paciente justo en el día en que el óvulo se encuentra en el momento óptimo para ser fecundado. Sin embargo, el número de inseminaciones que se llevan a cabo es mucho menor que el de las fecundaciones in vitro, dado que las posibilidades de éxito del tratamiento son más bajas al haber una menor intervención médica en el proceso.

En concreto, según las cifras registradas, en el año 2017 en Serman se llevaron a cabo 7 inseminaciones con semen de pareja y 7 inseminaciones con semen de donante.

Incubadora en la Clínica Serman. Incubadora en la Clínica Serman.

Incubadora en la Clínica Serman.

Evitar las donaciones

La medicina avanza e intenta adaptarse a las necesidades que los pacientes plantean en las consultas y en el campo de la Reproducción Asistida no podía ser menos. Uno de los momentos que resulta más traumático para las parejas es cuando, después de varios intentos fallidos para lograr el embarazo, deben asimilar que la única alternativa para lograr el éxito es tener que recurrir a la donación de alguno de los gametos y esta una opción que muchas personas rechazan.

Esto ha motivado que en los últimos años esté empezando a ser demandada la criopreservación de los óvulos, que garantiza poder contar con óvulos propios en futuros procesos de fecundación in vitro, al igual que también existe la congelación del semen. En un principio, guardar los óvulos de forma preventiva era una opción que solía ser solicitada por mujeres diagnosticadas de cáncer que querían preservar las posibilidades de ser madres después de someterse a un tratamiento de quimioterapia; pero poco a poco es una opción que se están extendiendo a mujeres que asumen voluntariamente que van a posponer la maternidad hasta edades en las que hay probabilidad de que surjan las dificultades. En el caso del Servicio de Reproducción Asistida de Serman, en el año 2017 hubo dos mujeres de la comarca de Jerez que solicitaron este servicio.

El próximo viernes 20 de diciembre, la primera niña concebida mediante la fecundación in vitro que nació en el mundo cumplirá 31 años y, en tan solo tres décadas, esta especialidad de la medicina que parecía de película de ciencia ficción se ha convertido en un servicio médico completamente normalizado, alejado por fin de los tabúes y el secretismo que lo rodeaban hasta hace apenas unos años.