Jerez

Servisar lleva al Ayuntamiento a los tribunales por una deuda millonaria

  • La antigua concesionaria de los servicios sociales domiciliarios reclama 1,6 millones de euros y 200.000 de intereses "a menos que haya un plan de pago convincente"

Comentarios 3

Servisar, empresa de ámbito nacional especializada en cuidados y servicios sociales de carácter domiciliario, demandará en horas al Ayuntamiento de Jerez por impago "a menos que se nos proponga un plan de pago convincente y viable". De esta forma se expresaba ayer Miguel Arellano, director financiero de la referida compañía, que es una división de Grupo Sar.

Según expuso a este medio Miguel Arellano, la deuda que el Ayuntamiento de Jerez mantiene con Servisar "asciende en la actualidad a 1,6 millones de euros" (casi 300 millones de las antiguas pesetas), sin contar con los intereses legales que el impago de dicha deuda ha generado en los últimos cinco años. "El importe de dichos intereses superarían los 200.000 euros", es decir, más de 33 millones de pesetas.

Según el referido director financiero, la relación de Servisar con el Ayuntamiento comenzó en 2001, cuando dicha compañía se hizo cargo de los servicios de asistencia domiciliaria municipales a personas de la tercera edad. Desde entonces, "los problemas de cobro fueron habituales, si bien cuando se dejaba de pagar un mes al siguiente se abonaba el corriente y el adeudado". Arellano asegura que cuando la situación se hizo especialmente insoportable fue hace aproximadamente cinco años, cuando los pagos por los servicios que Servisar prestaba en la localidad "dejaron de ser abonados".

Esta compañía dedicada a los servicios sociales trabaja, como ya ha quedado dicho, a nivel nacional si bien cabe destacarse que son precisamente las administraciones públicas sus principales clientes. "El servicio de ayuda a domicilio es el de mayor incidencia dentro de los servicios que presta el grupo".

Hasta que el impago fue absoluto, los problemas de cobro con el Ayuntamiento de Jerez atravesaron diferentes fases, señaló Miguel Arellano. "Así, y a pesar de tener siempre retrasos en el cobro, pasamos por unos años en los que durante varios meses seguidos se pagaba por los servicios prestados y, acto seguido, los pagos dejaban de realizarse para reanudarse meses después. No era lo mejor, pero al menos se avanzaba en el cobro. Pero en los últimos cinco años el saldo de la deuda se fue incrementando hasta que dejaron de pagar". Fue el pasado mes de mayo cuando finalizó el contrato y el Ayuntamiento decidió dárselo a otra empresa, en concreto Serjesa.

Los problemas por los que atravesó esta compañía a consecuencia de los impagos fueron enormes. "Indudablemente, tal deuda nos provocó grandes tensiones de tesorería. Poco a poco nos hemos ido defendiendo ampliando riesgos y asumiendo un coste financiero por algo que no habíamos cobrado. Hablar de números es siempre frío, máxime cuando nuestro máximo interés es realizar servicios sociales que benefician a seres humanos que verdaderamente los necesitan y no precisamente cobrar intereses de demora".

Para conocer mejor la dimensión de Grupo Sar y su filial Servisar cabe destacar que la compañía radica en la actualidad en Zaragoza y que dispone de unos 3.100 trabajadores repartidos por todo el país. "Trabajamos -señaló el director financiero de Servisar- con ayuntamientos como los de Madrid, Barcelona, Vitoria, Zaragoza, Burgos o Alicante en la península y en Palma de Mallorca o La Laguna, en los territorios insulares".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios