Reconocimiento

Un Sherlock Holmes para la Historia

  • El jerezano Javier Jiménez gana el Castillo de San Marcos de Investigación por 'destapar' un falso documento del siglo XV elaborado por los dominicos

Comentarios 1

Puede parecer un caso de Sherlock Holmes, un 'Sabueso de los Baskerville' acorralado por un investigador que acecha, un detective casi de lo sobrenatural, a la manera de Dylan Dog pero para la Historia. Y podría ser una novela, ambientada en los entresijos y la oscuridad de la Edad Media. Podría ser tantas cosas... Lo que sí está claro es que es Premio Castillo de San Marcos de Investigación Histórica convocado por la Cátedra Alfonso X El Sabio, que tiene su sede en el Castillo de San Marcos de El Puerto, una de las instituciones culturales de investigación histórica medievales más destacada a nivel nacional, al igual que este galardón. Todo esto se lo merece el joven jerezano Javier Jiménez López de Eguileta por su investigación 'Alfonso X y el convento de Santo Domingo de Jerez de la Frontera. Análisis de su primer documento y el caso del falso diplomático'.

Este estudio comenzó con el análisis histórico y diplomático del documento, privilegio o la carta plomada de Alfonso X 'El Sabio' al convento de Santo Domingo de Jerez de 1267, en la cual le concede un campo y una huerta para construir el monasterio, cuyo original se conserva en dicho convento. Sin embargo, la bibliografía e historiografía locales hablaron siempre de un segundo documento, prácticamente igual que el primero, en el que el texto se ampliaba unas líneas para conceder al convento mil aranzadas de tierra divididas en dos, en Tabajete y Guadabajaque, en el término de Jerez. "Un documento que se ha citado por Mesa Xinete, Bartolomé Gutiérrez, Hipólito Sancho..., que no se conserva por ningún lado. Así que las únicas referencias que tenía de él eran por estas obras. Incluso Hipólito Sancho llegó a transcribirlo porque lo conoció en 1929 cuando hace la historia del convento", cuenta Jiménez. Sin embargo, el caso se hace aún más interesante cuando el joven investigador encuentra el librito 'El Cortijo de Santo Domingo de Jerez de la Frontera. Notas Históricas', Cádiz, 1926, de Rafael Barris Muñoz, que reproduce en sus páginas ese documento perdido.

Licenciado en Historia, Jiménez es además Master en Documentos y Libros, Archivos y Bibliotecas por la Universidad de Sevilla y se especializó en Paleografía y Diplomática. Así que, como diplomatista, empezó a profundizar en el documento "y llegué a la rotunda conclusión de que era falso, por el análisis de los caracteres internos y externos. Por ejemplo, un documento muy apaisado que no era propio del siglo XIII; la primera línea está escrita en mayúsculas, inapropiado también; la letra es redondeada, en contra de lo que se puede encontrar en un documento del XIII, que es gótica con caracteres muy marcados". Fue falsificado en la segunda mitad del siglo XV.

Pero, ¿por qué se hace este documento, de dónde parte? El documento falso es exactamente igual que el que se conserva (el primero) en Santo Domingo. Le diferencia es que en una parte del texto se corta y se añaden dos líneas, esas mil aranzadas de tierra. ¿Cuál es el objetivo? "Como a todo documento falso -cuenta- ha de dársele la oportunidad de apoyarse en un punto de verdad. Yo le pregunté al documento por esa necesidad de falsificarlo. Es probable que los dominicos hubieran tenido la propiedad de esas tierras, esas mil aranzadas, pero sin papeles, pero ocurre que en el siglo XV las tierras de Jerez que rodeaban la zona y estaban en manos muertas, que no producían, los monjes tuvieron que defenderlas y legitimarse en la posición de las mismas, ya que por esas fechas se asistía a un proceso de puesta en roturación de espacios incultos y se comenzó una práctica de usurpación de tierras, que pudieron en poner en peligro esos terrenos de los dominicos". Así que, "temiendo que les fueran a quitar esos terrenos, los dominicos deciden poner el origen de la propiedad en manos de una autoridad superior suprema, la monarquía. Y la única forma era confeccionar un documento falso o falso diplomático, aunque lo hicieran con la mejor de sus voluntades".

El análisis de este 'engaño' revela además que el sello que pende del legajo lo hacen pasar por uno de Alfonso X, "y podría ser porque el original carece de sello, así que quizás lo pusieron en la falso. Pero al analizarlo se concluye que no es un sello de Alfonso X", ya que a la altura del nombre del monarca está raspado. Es decir, el objetivo era añadir a las tierras concedidas por el rey en el primero documento los terrenos que estaban en peligro.

Hay que destacar que el trabajo premiado va a ser publicado en la revista Alcanate: Revista de estudios Alfonsíes, nº 9 (2014-2015), editada por la propia Cátedra Alfonso X el Sabio. "Hasta la fecha, -añade- todos los historiadores que se han dedicado a estudiar la historia de Jerez, sus tierras y las órdenes de predicadores, y que son figuras clave de la historiografía actual, han dado por auténtico este segundo documento". ¿Qué supone este descubrimiento? "Dos aspectos, uno histórico y otro diplomático. Resulta que los dominicos nos dan pistas de lo que ocurre en el siglo XV, de hacer pasar por auténticas unas tierras que había llegado a ellos pero no las tenían autenticadas. Y el error se ha ido manteniendo con los siglos y no ha habido preocupación por volver a las fuentes. Y por otro, vemos que muchos de los documentos se basan en legajos falsos. Es importante subrayar que el galardón reconoce un estudio de historia medieval, pero visto desde la paleografía y diplomática".

Eguileta, centrado ahora en su tesis sobre la Institución Notarial de Jerez y su Comarca en la Edad Media entre los siglos XIII y XV, asegura que aún queda "mucho por investigar sobre Alfonso X 'El Sabio'. De hecho, este premio se ha concedido dentro de la IX Semana de Estudios Alfonsíes convocada por esta Cátedra, celebrada días atrás.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios