Jerez

'Ticoy', el gato callejero que encontró a su dueña

  • Gracias a una fotografía en Facebook de Jerez Felina y a que tenía el chip, una familia recupera a su mascota después de año y medio

Comentarios 3

Paula Ellazar no podía creer lo que estaba viendo. La asociación Jerez Felina había subido a su perfil de Facebook la foto de 'Jefe', un gato callejero de la zona de Madre de Dios que se había convertido en el "macho alfa" de la colonia de la zona. "¿Es mi gato?", se preguntó Paula.

Fue el pasado 4 de octubre, día de San Francisco de Asís, patrono de los animales. Después de varios intentos la asociación consiguió coger a 'Jefe' para llevarlo al veterinario y ejecutar su proyecto CES (capturar-esterilizar-soltar). Junto a la imagen escribió: "Necesita veterinario como el comer. Es el padre de todos los jóvenes de la zona".

"¡Es mi gato!", dijo Paula. Inmediatamente le escribió un mensaje a Jerez Felina pidiéndole más fotos de 'Jefe', porque desde hace año y medio estaba buscando a su gato perdido en la zona Sur. "Si Dios quiere, resultará ser mi gato que lo perdí hace un año y medio. ¡Mañana me lo confirman y espero que se venga conmigo a casa!", escribió como comentario en la imagen de Jerez Felina. El gato de Paula tenía chip, sólo hacía falta leerlo y salir de dudas. Al día siguiente, Paula y Begoña Fernández, de la asociación, acudieron a una clínica veterinaria que colabora con el colectivo. "Es mi gato", se repetía Paula. Y lo fue. 'Jefe' es en realidad 'Ticoy' -'pastel' en filipino, lengua natal de Paula-.

"Vivimos en un bajo y él entraba y salía de vez en cuando. Hasta que un día no volvió. Denuncié su desaparición en varias protectoras y en 'animales perdidos' de la Junta de Andalucía. Estaba con chip, así que esperaba saber algo de él, pasara lo que pasara...", relató ayer Paula.

Sólo hace un mes que comenzó a seguir el perfil de Jerez Felina, a raíz de colaborar con la asociación Colonia Felina Torrox. "La otra noche vi la foto de mi gato. Estaba demacrado, desnutrido, sucio. Lo reconocí, no tenía dudas. La verdad es que me empezó a temblar hasta el cuerpo por los nervios y la emoción", contó la dueña de 'Ticoy'.

Desde Jerez Felina subrayaron que "en esta historia con final feliz, suena de fondo la melodía de nuestra responsabilidad como dueños de gatos domésticos: la importancia de identificarlos mediante chip (obligatorio desde 2003), de castrar y esterilizar a los gatos caseros (origen de multitud de colonias de gatos ferales) y de mantenerlos dentro de casa". "También resuena la certeza de que el desenlace hubiera sido otro bien triste si 'Jefe' hubiera caído en manos del lacero el pasado agosto, cuando clausuraron el edificio del tren. Sin duda, hubiera muerto. No se pasa el lector para buscar el chip a un gato que 'vive' en la calle", denunciaron.

"El PSOE prometió en 2016 la creación de una web para fomentar las adopciones. Desde entonces jamás se ha visto el caso de un animal capturado publicado de manera oficial. La vida de un gato feral merece al menos la molestia de comprobar si alguien lo está buscando".

Tras año y medio separados, el gato callejero de Madre de Dios entró en su casa: "Fue abrirle el transportín y cambió. Comenzó a olerlo todo, a rozarse con todos los muebles, a buscarte para que le tocaras... Mi familia se emocionó muchísimo. Por fin está en casa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios