Primeros desplazamientos del verano

Tráfico alerta de un punto negro en la red principal de carreteras

  • La N-IV vuelve a 'protagonizar' el verano ante el peligro de las curvas de Montegil y los atascos que se registran en la travesía de El Cuervo

La jefatura provincial de Tráfico y su órgano superior (DGT) no advierten de graves problemas en la red principal de carreteras del término municipal de Jerez -cosa diferente a lo que ocurre en gran parte de la provincia- justo durante la estación en que se multiplican los desplazamientos. La DGT pone una nota negativa a a N-IV con el peligroso alto de Montegil (a pesar de que se reformó el trazado) y sus aledaños como referencia -kilómetro 622- y El Cuervo. Ayer mismo se produjo un accidente que provocó la muerte de una persona y que otra quedara herida grave en la citada carretera.

Mientras, en El Cuervo, todos los fines de semana de los últimos veranos se han registrado atascos al regreso de las playas. No están considerados tramos de alta concentración de accidentes, terminología que ha sustituido a punto negro.

Cosa diferente son las retenciones -ayer volvieron a registrarse, indicó Tráfico- que se están produciendo en carreteras de la provincia como la A-371 ( a la altura de Trebujena), la A-491 (Rota) o la A-48 (Chiclana), por donde circulan miles de jerezanos en los fines de semana.

Otro enclave donde hay que tener atención es el kilómetro 0 de la A-381 ya que en esa zona coinciden, a escasa distancia entre unos y otros puntos, acceso sur de la autopista, la misma autovía Jerez-Los Barrios y enlaces con carreteras de la red secundaria del medio rural. Es habitual que la Guardia Civil de Tráfico realice controles en esa zona incluso con un coche con radar.

Fuentes de la jefatura provincial de Tráfico señalan que la N-IV (que acumula decenas de accidentes) en su tramo comprendido entre el aeropuerto y El Cuervo tiene el firme en buen estado de conservación y con las señales adecuadas, aunque "no cabe duda de que su desdoblamiento aportaría una mayor seguridad vial".

Harina de otro costal, sin embargo, es el estado que presenta la mayoría de las carreteras secundarias de la zona especialmente las situadas en la zona este del término municipal. Evidentemente son rutas que no entran en los planes oficiales de las famosas operaciones 'salida' y 'retorno' de verano, pero con intenso tránsito. Muestra de su peligrosidad (indica la DGT) es que el 79% de los fallecidos se producen en este tipo de vías. Es un dato a nivel nacional. Ante ello la Guardia Civil acaba de concluir una campaña especial de controles aunque estos dispositivos se seguirán haciendo más aleatoriamente.

El responsable de Jerez Rural de UPYD, Alejandro López Cañero, buen conocedor de estas vías secundarias, destaca el "pésimo estado" de la mayoría de estas carreteras. La palma se la lleva la carretera de La Barca, cuyas obras están paralizadas por la Junta, y "donde te puedes encontrar puntos tan peligrosos como las cinco curvas de Las Aguilillas, señales caídas o confusas, borradas, o los temibles terraplenes", indica.

López recuerda que por esa vía transitan a diario un gran número de vehículos pesados que cargan gravilla ("que van dejando en el asfalto", dice) y ciclistas que tienen que tener especial precaución ante la estrechez de las vías. También como punto negro (aunque oficialmente no está considerado por Tráfico) está el kilómetro 8 de la carretera CA-3110 La Ina-Torrecera -sentido de circulación a la segunda localidad-. López Cañero destacó la "nefasta inclinación de la curva que actúa de lanzadera, lo que ha ocasionando varias muertes en los últimos años y un elevado número de siniestros. Además, nos encontramos con un solo panel direccional de curva en los dos sentidos cuando por las características de la misma deberían situarse dos".

La carretera de La Ina tiene otro tramo complicado antes de la venta El Rocío "donde se permite adelantar y cuando viene un coche de frente no lo ves hasta la mitad del camino". El dirigente UPyD señala también la existencia de "un socavón de tres metros de profundidad pasado el puente del Guadalete en La Barca. En verano lo puedes ver pero el problema es la nula visión que provocan los bancos de niebla en invierno".

López destaca que "en líneas generales el estado de conservación es deficiente. Por así decirlo, los que vivimos en la zona rural estamos 'acostumbrados' a su mal estado: conocemos las carreteras y circulamos con precaución. Pero cualquier otra persona que no las conozca bien puede tener un accidente muy grave ante las auténticas trampas que esconden".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios