Ciudad

La ruina de la calle Luis Pérez

  • Un inmueble en ruinas ha comenzado a doblar los puntales que sostienen su fachada

  • Vecinos denuncian la insalubridad por plaga de ratas y presencia de ladrones en las azoteas

Imagen de las vigas que sostiene el inmueble número 7 de la calle de Luis Pérez. Imagen de las vigas que sostiene el inmueble número 7 de la calle de Luis Pérez.

Imagen de las vigas que sostiene el inmueble número 7 de la calle de Luis Pérez. / Pascual

Miguel Díaz y su esposa Marta son los únicos vecinos que quedan en la calle Luis Pèrez, la bocacalle que conecta la zona de la calle Guadalete con La Atalaya y Lealas. Desde hace años conviven con un edificio en ruinas, el del número 7, que amenaza con venirse abajo el día menos pensado. Según dicen a este medio, se trata del caso más preocupante de una calle repleta de edificios en ruinas. “Estamos sufriendo con el abandono de todas las viviendas de la calle y la delincuencia que conlleva”. Ya han interpuesto varias denuncias al respecto ante el Ayuntamiento pero sin que se hayan tomado medidas efectivas “tan sólo una visita de Urbanismo en la que concluyeron que no había riesgo”. Son numerosos los inmuebles en ruinas que hay en la ciudad.

El panorama de la zona es realmente preocupante. La casa número 7 está apuntalada con fuertes vigas metálicas, las cuales según Miguel Díaz “han comenzado a doblarse, lo que da idea de la enorme presión que están soportando”.

“Se ve perfectamente que las vigas están dobladas, he presentado un escrito al Ayuntamiento de Jerez, también hemos llamado a la Policía Local puesto que cada dos por tres, la última vez este viernes, dos tipos se dedican a entrar en las viviendas por las azoteas. En mi casa han llegado a entrar con mi familia durmiendo”, denuncia a este medio.

“Este invierno -continúan los vecinos- ha sido muy lluvioso por lo que el problema se ha agravado aun mas, las vigas han cedido y se escuchan crujidos en la fachada”, lo que no hace sino acentuar el miedo a que “cualquier se venga abajo la fachada y mate a quienes pasen por allí”. Según apuntan estos vecinos las referidas vigas ya se han doblado más de un 30%. También advierten de que “se ha caído el techo de la casa, pegó un zambombazo tremendo. Se desprendió entero en el interior”.

Miguel y Marta destacan que las viviendas en cuestión son propiedad del Palmera Plaza, que se hizo con las mismas hace años cuando construyó el hotel. Desde el departamento municipal de Urbanismo, destaca el vecino, se envió un grupo de técnicos hace unos días, los cuales “iban con las llaves de la casa en ruinas”, por lo que Miguel Díaz presupone que o es del Ayuntamiento o que el dueño iba con el grupo de técnicos”. “Estoy denunciando esta situación porque es muy grave y además, ojalá no, para que quede constancia de la denuncia en caso de que suceda una desgracia”. A todo ello se une la dudosa consistencia de la fachada en ruinas. “Parece como si fuera de arena, no de cemento, se está desmoronando poco a poco y sui sigue lloviendo lo hará aún más deprisa”.

Al parecer dicha vivienda en mal estado fue adquirida hace un lustro aproximadamente. “Parece que se adquiere y se deja en ruinas a la espera de poder vender el solar a buen precio”. El único vecino de Luis Pérez denuncia también que “curiosamente a quienes somos propietarios y vivimos en una vivienda se nos exige multitud de requisitos, incluso pasar la famosa 'ITV' del casco histórico que salió por un pico, pero por el contrario no se exige nada a quienes tienen viviendas que son unas ruinas y un riesgo público”.

Otro grave problema que se da en la zona son las ratas. Éstas campan a sus anchas en las instalaciones abandonadas del Palmera Plaza y se cuelan en las viviendas. “Me estoy gastando del orden de 40 euros al mes en pastillas anti-roedores que arrojo al hotel. Lo hago literalmente para que las ratas no nos coman”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios