Jerez

Viajeros por un empleo

  • Inglaterra, Malta, Italia, Rumanía y Suecia son algunos de los destinos que los jóvenes jerezanos eligen para la beca Leonardo

Llega un momento en el que uno se cansa de enviar currículos en las empresas de la ciudad sin tener una respuesta. Memorizar una a una las puertas a las que llamar para poder ejercer la profesión estudiada, pero en ocasiones esa puerta tarda en abrirse. Así, la falta de trabajo y la experiencia de vivir en el extranjero es lo que mueve a cientos de jóvenes jerezanos a solicitar la beca Leonardo, una gran oportunidad para enfundarse el uniforme de un trabajador y sentirse que aún hay hueco para los más jóvenes en el mundo laboral, aunque sea fuera de España.

El programa Leonardo nació en 1994 y entró en una segunda fase en 2000. Con el establecimiento del nuevo ‘Programa de aprendizaje permanente’ de la Unión Europea, Leonardo pasó a ser una de las opciones más demanda por los estudiantes. Facilitar el desarrollo de prácticas innovadoras, fomentar el aprendizaje de lenguas extranjeras modernas, mejorar la movilidad en Europa de las personas en formación profesional y  aumentar la movilidad entre las empresas, son algunos de los objetivos que el programa internacional se ha marcado desde sus inicios.

Las instituciones y organismos públicos, privados o semipúblicos pueden presentar una propuesta para ser promotores de la beca. Así lo hizo el pasado año la delegación de Juventud con el proyecto ‘Ecojerez’ que le sirvió para ser ‘puente’ entre los jóvenes y las empresas de otros países. La solicitud municipal fue aprobada por el Consejo de Ministros de la Unión Europea para la promoción de una ‘Europa del Conocimiento’ y pretende consolidar un espacio europeo de cooperación en materia de educación y formación profesional. La pretensión es que “a la vuelta de estas prácticas laborales no remuneradas, los jóvenes tengan una oportunidad de trabajo en sectores estratégicos de las energías renovables, la gestión del agua, el sector termo-solar o del turismo sostenible”, explicó hace unos días el delegado de Juventud, Francisco Benavent.

La primera convocatoria del Ayuntamiento se presentó el pasado diciembre y los jóvenes que la solicitaron llegaron a los 150, de los que sólo 42 pudieron viajar para disfrutar de este programa. La segunda oportunidad ha llegado con el presente mes de julio y 129 jerezanos han remitido su solicitud al Ayuntamiento para ser uno de los 28 afortunados que opten por la beca. Entre los destinos más demandados se encuentran Inglaterra (con 60 peticiones en la actual convocatoria), Italia (con 30) y Suecia con 29. Pero países como Alemania, Polonia, Portugal, Finlandia, Rumanía y Malta son otros de los lugares estratégicos para la Leonardo.

En cuanto a las carreras que más se prestan a este tipo de convocatorias, desde la delegación señalan que los jóvenes suelen llegar de titulaciones como Biología, Ciencias Medioambientales, Arquitectura, algunas Ingeniería, Turismo y Traducción e Interpretación. Pero no sólo optan a la beca los universitarios, ya que los que cursen Formación Profesional también pueden solicitar la Leonardo. En definitiva, sea cual sea la titulación, desde el Ayuntamiento resaltan que se trata de un grupo numeroso con un nivel formativo medio-alto.

Durante la próxima semana estos ‘viajeros por un empleo’ se expondrán a una serie de pruebas que evalúen sus conocimientos en la delegación de Juventud. En concreto, se hará una entrevista personal a los aspirantes donde se valorarán los conocimientos de cada uno, y se les realizará una prueba lingüística, siempre y cuando el país que hayan elegido así lo requiera.

La beca cubre los gastos de viajes, alojamiento, formación lingüística, programa cultural, seguros, tutorías y manutención durante las 13 semanas que dura la convocatoria, una beca de la que sólo se puede disfrutar una vez en la vida. De esta forma, algo más de tres meses sabe muy poco a los jóvenes que se lanzan a esta aventura. “Llevaba unos meses que había acabado la carrera de Turismo y no encontraba trabajo de lo mío, me pareció que la beca me ayudaría para ganar experiencia y hacer mi currículo más interesante”, apuntó  Laura Lorente Márquez, una jerezana de 24 años que hace unos meses volvió de Malta y que hace un par de años estuvo con la beca Erasmus en Inglaterra. Durante las 13 semanas ha estado en un hotel de cinco estrellas en una de las zonas más turísticas de Malta. Por las mañanas se trasladaba al restaurante del hotel para atender a los clientes y luego pasaba al departamento de reservas, donde trabajaba con tres compañeros malteses que “siempre me han tratado muy bien”. Hace más de un año que terminó de cursar Turismo “y no he encontrado nada relacionado con mis estudios todavía. Tengo que recurrir a otros trabajos que no tienen nada que ver para hacer algo y ganar algún dinero”, señaló Laura, quien con firmeza declaró que “en España es más difícil encontrar un trabajo que en cualquier otro país de Europa. En Malta, por ejemplo, todos los jóvenes con 21 ó 22 años ya tienen un puesto de trabajo asegurado”.

Conchi Barés Gómez, de 25 años, ha estudiado Traducción e Interpretación de francés. Durante 9 meses estuvo en Bruselas con una beca Erasmus y más de un año como auxiliar de conversación en Martinica (isla francesa del Caribe). Conchi es otra jerezana que ha estado en Malta con la Leonardo y como señaló “ha sido una experiencia fantástica e inolvidable”. En cuanto el trabajo para los jóvenes reconoció que “en estos momentos es muy difícil” y como Laura, cree que aún es más complicado en España. “En Malta hay mucho más trabajo que aquí. Por las calles ves carteles buscando personal, algo que en España es muy raro”, declaró.

Otra de las jerezanas que ha vuelto de Malta es Victoria García Pomar, una joven de 23 años que ya es titulada en Turismo y Empresariales. “El motivo principal de haber solicitado esta beca fue porque me encontraba en el desempleo después de haber acabado mis estudios. Unido a las ganas de vivir una experiencia diferente en otro país y a la posibilidad de mejorar mi inglés fue lo que me empujó a solicitarla y la verdad es que ha sido muy positivo”, señaló Victoria. Ella ha estado trabajando en ‘Malta Institute of Management’, una empresa que se encarga de la formación y desarrollo de alumnos, trabajadores y desempleados a través de la organización de máster, cursos, seminarios, entre otros. La sensación de que en este país es más difícil encontrar un empleo también la tiene esta jerezana, quien reconoció además que “en mi situación conozco a muchos más jóvenes”.

La formación académica y laboral no es lo único que se ‘llevan’ en la maleta de vuelta a casa. Todos los deciden solicitar esta beca resaltan el buen ambiente que se crea en los grupos, la convivencia y las nuevas amistades, hablen español o polaco. En el ‘diario de abordo’ de estos viajeros se reflejan momentos muy especiales, como el poder ver un partido de la Selección en los previos del Mundial de Sudáfrica, encontrarse al mismísimo Papa Benedicto XVI por las calles de Malta o acabar cantando por sevillanas y por bulerías en un concierto de un bar maltés.

Las puertas del extranjero se abren para estos jerezanos durante trece semanas y tanta es la posibilidad laboral que se tiene con la convocatoria, que en ocasiones hay algunos que se quedan en el país trabajando en la empresa como uno más de la plantilla.

Habrá que esperar al próximo 2 de agosto para conocer la lista provisional de seleccionados. Para los que al final se queden fuera de la beca, la delegación avanzó que está a punto de firmar un acuerdo para el 2011 que garantiza un mayor número de becas, alcanzando casi las cien. Para los afortunados, pronto tendréis que ir preparando la maleta porque el 15 de septiembre sale vuestro avión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios