CENTRO

Vicario, la calle olvidada de San Miguel

  • Los vecinos se quejan del mal estado de las aceras tras cuatro años de constantes denuncias

El céntrico barrio de San Miguel es hoy, sin duda alguna, uno de los barrios más abandonados de la ciudad por las administraciones locales. Una zona que, a pesar de ser una de las más emblemáticas del municipio jerezano, se ha convertido en un auténtico vertedero.

Solares abandonados en las calles Santa Clara y San Antón desde hace más de diez años, siendo hoy un foco de infecciones donde las ratas, las pulgas y más de una veintena de gatos callejeros deambulan por las diferentes calles que conforman el enclave turístico. Pero no es la primera vez que los vecinos de la calle Vicario, pertenecientes al barrio de San Miguel, denuncian el mal estado del acerado de la vía. Según Carmen Orellana, vecina del número 3 desde el año 2014, las aceras están "destrozadas". "Ya no queda acera. No son boquetes, son socavones. El problema viene en que la circulación y el aparcamiento están permitidos y como la calle es tan estrecha, los coches tienden a montarse encima de la acera. Para aparcar, para pasar, para todo", apunta Orellana.

Los vecinos de la calle Vicario aseguran que "hace años parchearon la acera pero que duró muy poco tiempo arreglada". "Como los coches aparcan, por más que la arreglen, al momento la acera sigue igual. En una acera los coches aparcados y en la otra, los coches que circulan porque no caben por la calle. Siempre ha sido muy estrecha pero yo recuerdo cuando era pequeña que siempre la estaban arreglando. La calle está olvidada y para el Ayuntamiento no existimos. Lo mínimo es un mantenimiento, digo yo", explica Carmen Gómez, vecina de la calle Vicario desde hace veintiséis años.

Estos jerezanos del barrio de San Miguel sufren el desentendimiento del mantenimiento de la zona por parte del consistorio y aseguran "que esto es una vergüenza". La semana pasada, se instalaron diferentes pivotes en las aceras de la calle Santa Clara prohibiendo el aparcamiento; las aceras de las calles Guarnidos y Rodrigo de León se están arreglando; en la plaza de Los Silos han ampliado el aparcamiento para minusválidos y en la plaza de El Carbón también han habido mejorías. Mientras tanto, la calle Vicario sigue manteniéndose en el olvido.

"¿Qué hay ciudadanos de primera y de segunda? ¿Por qué la calle Vicario no la tocan? Creo que todas las mejoras posibles son necesarias pero por lo visto el Ayuntamiento solo tiene mejoras para las calles de alrededor y todo el barrio es visible menos nuestra calle. Solamente pido lo que le han hecho a los demás, que arreglen la acera y que la pongan en condiciones porque cada vez que bajo el escalón de mi casa tengo que sacar la cabeza para ver si viene un coche y me lleva por delante", comenta Gómez.

Los vecinos aseguran que llevan así más de cuatro años, recogiendo firmas y presentando quejas en las redes sociales, todas sin éxito. "Se han hecho escritos, se han presentado firmas pero no recibimos respuestas de ningún lado. Lo primero es la seguridad de los vecinos y cualquier día va a ocurrir una desgracia porque los coches pasan muy rápido y no te da tiempo a reaccionar cuando ya te ha llevado por delante. Los peatones en la calle Vicario no tienen cabida. Tenemos que esperar a que pasen los coches para poder cruzar", explica una vecina.

El reclamo de éstos jerezanos de la calle Vicario es principalmente, la prohibición del aparcamiento. "El alcantarillado se está hundiendo de los golpes de las ruedas. Lo primero es que se prohiba aparcar. Otra solución sería que la calle fuese peatonal, pero no se hasta que punto eso sería viable", concluye Orellana.

Por otro lado, todos coinciden en que San Miguel es uno de los barrios "más emblemáticos de la ciudad". "Para mí, mi barrio es el más bonito sin duda pero como todo, necesita un cuidado. Está en pleno centro, al lado de uno de los monumentos que más se visita como es el Alcázar. Hay que cuidar la imagen de la ciudad, ya no solo de cara al exterior, sino de cara a los ciudadanos porque todos pagamos lo mismo. ¿Por qué las avenidas están perfectas y si hay alguna queja se arregla y en el centro no lo hacen? ¿Qué diferencias hay entre unos y otros? Venden mucho el flamenco y el arte de Jerez pero a los vecinos, que somos los que les damos de comer, nos tienen abandonados".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios