Jerez

El Vinagre de Jerez está que se sale

  • Las ventas del condimento jerezano acumulan subidas cercanas al 9% en el primer semestre y en el último año

  • Las salidas totales de enero a junio rondan ya los tres millones de litros

El presidente del Consejo Regulador del vino y el vinagre de Jerez, Beltrán Domecq, cata una muestra del condimento jerezano. El presidente del Consejo Regulador del vino y el vinagre de Jerez, Beltrán Domecq, cata una muestra del condimento jerezano.

El presidente del Consejo Regulador del vino y el vinagre de Jerez, Beltrán Domecq, cata una muestra del condimento jerezano.

El Vinagre de Jerez sigue su progresión imparable. Tras rebasar en 2016 por primera vez los cinco millones de litros comercializados, el condimento jerezano lleva camino de establecer este año un nuevo récord absoluto en la serie histórica iniciada hace casi dos décadas, en concreto en el año 2000, cuando el Consejo Regulador se hizo cargo de su protección y promoción.

Por entonces, las ventas anuales del vinagre de Jerez rondaban los dos millones de litros, cantidad que se ha rebasado con creces en la primera mitad del presente ejercicio, en la que las salidas totales rozan ya los 2,8 millones de litros, con un incremento del 8,5% respecto al mismo periodo del año anterior. Y en el acumulado del último año, las ventas del 'vino agrio' jerezano -del latín vinum acre- rondan los 5,4 millones de litros, con un repunte interanual del 8,3%.

Tras varios años de altibajos por la recesión del consumo que acompañó a la crisis económica, el vinagre de Jerez vuelve a despuntar con fuerza gracias al tirón de la gastronomía y al prestigio del que goza el producto amparado por la Denominación de Origen (DO) tanto entre los profesionales de la cocina como en los hogares, señala el Consejo en un comunicado, en el que señala que la actual tendencia al alza viene refrendada por los buenos resultados de las campañas anteriores, en particular los de 2016, en la que se estableció el récord anual de algo más de cinco millones de litros tras un incremento del 11% respecto al ejercicio anterior.

En su nota, la institución jerezana destaca la evolución favorable en el periodo enero-junio del mercado español, que se mantiene como el principal destino del vinagre de Jerez con cerca de 1,2 millones de litros y un aumento del 9%. Le sigue de cerca Francia, que salda el primer semestre con un incremento del 5% y 1,1 millones de litros. Cabe recordar que ambos países absorben el grueso del consumo de vinagre de Jerez, hasta superar el 80% de las salidas totales.

Las exportaciones, en su conjunto, registran un incremento en la primera mitad del año del 8% liderado por el mercado francés, y aunque con un volumen muy inferior, las ventas se disparan por encima del 70% en Estados Unidos, que se consolida como tercer destino del condimento jerezano con 224.000 litros en los seis primeros meses del año en curso.

En el acumulado del último año, el mercado español también figura como el principal consumidor con 2,3 millones de litros comercializados y un repunte del 7,8%, mientras que Francia se mantiene por encima de los dos millones de litros, aunque con un retroceso del 1,6%.

Las exportaciones totales rondan los tres millones de litros y avanzan un 8,6% en los últimos doce meses, en los que el mercado norteamericano se acerca al medio millón de litros tras un espectacular aumento de casi el 90%.

Aunque el incremento en el conjunto de Europa se mueve en cifras más modestas, de poco más del 1%, Holanda y Reino Unido también registran incrementos desorbitados, en el primero de los casos del 86% con un volumen de 122 mil litros; en el segundo, con cerca de 200 mil litros y un repunte del 74%.

El incremento de las ventas tiene otra lectura positiva, y es que en lo que respecta a la primera mitad de año se concentra en las expediciones de producto embotellado en origen, que crecen por encima del 17%, mientras que las salidas a granel con destino a embotelladores autorizados fuera del Marco suben cerca del 6%.

Es decir, que el aumento de las ventas se acompaña de un aumento de valor por la evolución favorable de mercados de alto valor añadido como Estados Unidos o Gran Bretaña, si bien las salidas a granel representan aún dos tercios del volumen total comercializado, con cerca de dos millones de litros frente a los 770.000 de las ventas de embotellado.

La distancia entre uno y otro se reduce en el acumulado del último año, en el que el granel ronda los 3,8 millones de litros tras un repunte del 3,7%, mientras que el vinagre embotellado se acerca a 1,6 millones de litros gracias a una subida del 21%.

A los tipos tradicionales del condimento jerezano, que se comercializa en tres categorías -Vinagre de Jerez, Reserva y Gran Reserva- en función de su tiempo de crianza, se unen los tipos semidulces, en sus versiones al Pedro Ximénez y al Moscatel, que se desinflan en el primer semestre del año con algo menos de 25.000 litros vendidos y una caída del 19%.

El descenso de las variedades semidulces se modera en el conjunto de los doce últimos meses, en los que se dejan un 6% con un volumen de 62.000 litros comercializados.

El Consejo Regulador recuerda en su nota que el vinagre de Jerez es el primero derivado del vino que fue reconocido con una Denominación de Origen en España, al tiempo que destaca que se trata de un aderezo singular y de una calidad excepcional, cuya alta concentración aromática y versatilidad le han valido el actual estatus de condimento estrella de la gastronomía universal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios