Jerez

La Virgen de Consolación salió el día de su festividad

  • La procesión del pasado viernes dejó un fulgor de clasicismo y buen gusto en Cristina

La procesión de la Virgen de Consolación por la alameda de Cristina congregó a muchos cofrades. La procesión de la Virgen de Consolación por la alameda de Cristina congregó a muchos cofrades.

La procesión de la Virgen de Consolación por la alameda de Cristina congregó a muchos cofrades. / pascual

El pasado viernes, día 8 de septiembre, con motivo de su festividad, la Virgen de Consolación volvió a salir a las afueras de la iglesia conventual de Santo Domingo por segundo año consecutivo.

La comunidad de religiosos dominicos pretende reavivar esta antigua devoción anclada en una preciosa leyenda que cuenta cómo la Santísima Virgen se le apareció a unos marineros a los que salva de un temporal. La Virgen anunció que la llevaran tierra adentro, donde Ella daría signos del lugar querría habitar para siempre. El devenir de la leyenda coloca a la imagen de la Virgen a las puertas del convento de Santo Domingo de nuestra ciudad, lugar en el que los bueyes que la llevaban se pararon, con lo que quedó claro entre los presentes que ese era el lugar que eligió, junto a los frailes de la orden de predicadores.

Ahora, esta rejuvenecida comunidad de frailes de Santo Domingo, apuesta por la devoción de esta imagen que comparte patronazgo y voto de la ciudad desde 1600. En este sentido, tras la función presidida por el prior del convento, fray Juan Carlos González del Cerro, la Santísima Virgen salió en una preciosa procesión que nos retrotaía a otros tiempos. Antes, esta casi fugaz procesión se celebraba en el claustro conventual. Ahora, por segundo año consecutivo, lo hace alrededor de la alameda Cristina. Representación de las distintas hermandades con sede en Santo Domingo y un buen número de miembros de la Corte Nuestra Señora, que formaban parte del cortejo. Preciosa procesión que no debe de perderse. A buen seguro que los frailes dominicos velarán para que tenga larga y fructífera vida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios