Jerez

Voluntarios del Centro de Mayores de Las Torres, en el proyecto CiberCaixa Penitenciaria

  • Veintiuna personas han participado en este programa con 38 reclusos de un centro de Jerez

Uno de los voluntarios, en plena actividad. Uno de los voluntarios, en plena actividad.

Uno de los voluntarios, en plena actividad.

El proyecto de CiberCaixa Penitenciaria celebró ayer un homenaje a los mayores que enseñan informática a reclusos de centros penitenciarios españoles con el objetivo de mejorar su reinserción sociolaboral. Entre ellos, hay 21 voluntarios de los Centros de Participación Activa de Mayores Jerez-Las Torres y Cádiz-La Paz que prestan su tiempo y sus conocimientos a 38 reclusos del CIS Alfredo Jorge Suar Muro de Jerez.

La celebración ha tenido lugar en el Centro Penitenciario de Sevilla I ya que se ha homenajeado también a mayores voluntarios de esta ciudad. En el acto han estado presentes, además de los voluntarios, el Secretario General de Instituciones Penitenciarias, Ángel Luis Ortiz; el director territorial de CaixaBank en Andalucía Occidental, Rafael Herrador, el subdirector general del Área Social de la Fundación Bancaria La Caixa, Marc Simón.

El proyecto de CiberCaixa Penitenciaria, impulsado por la Obra Social "la Caixa", en colaboración con la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias del Ministerio del Interior, arrancó hace diez años en el centro Penitenciario de Teixeiro y llegó hace dos a los internos del CIS Alfredo Jorge Suar Muro de Jerez.

Las CiberCaixa Penitenciarias son aulas en las que personas mayores voluntarias preparadas en el tema imparten informática a los internos, en lecciones que se adaptan al nivel de los beneficiarios y que van desde aprender a editar documentos hasta la introducción en el uso de Internet. Además, las personas mayores también enseñan a los reclusos a redactar un currículum o una carta de motivación para un trabajo, al mismo tiempo que les ayudan a preparar entrevistas y trabajan con ellos la importancia de valores universales como el esfuerzo, el trabajo en equipo o el respeto, entre otros.

Se trata de un proyecto que contribuye a reducir el analfabetismo digital de la población penitenciaria, a la vez que fomenta la participación social de las personas mayores, grandes transmisores de valores, experiencias y conocimientos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios