Diócesis de Asidonia-Jerez

Federico Mantaras aboga por “una Semana Santa en los templos”

  • El administrador diocesano trabajará por “conciliar la labor apostólica de la Diócesis con las medidas sanitarias”

Federico Mantaras en la puerta del Obispado de Jerez. Federico Mantaras en la puerta del Obispado de Jerez.

Federico Mantaras en la puerta del Obispado de Jerez. / Pascual (Jerez)

Con el de estado de alarma decretado por el Gobierno de España que podría dilatarse hasta una fecha más o menos lejana —finalmente el Ejecutivo dejará la decisión en manos de las Comunidades Autónomas—, el debate cofrade sobre la necesidad de llevar a cabo una ‘semana santa alternativa’ podría haber tocado fondo. Con el toque de queda a partir de una hora de noche, las procesiones serían inviables definitivamente.

Federico Mantaras, administrador diocesano de la Diócesis de Asidonia-Jerez, ha querido manifestar ante el nuevo escenario que las posibilidades de que haya procesiones en los días de Semana Santa parecen bastante complicadas, “aunque vivimos con una gran incertidumbre y podría darse la posibilidad de un futuro mucho más esperanzador. No obstante, Mantaras ha secundado el mensaje de los obispos de sur tras una reunión reciente en Córdoba. “Somos conscientes de que las procesiones se hacen muy complicadas de llevarlas a cabo en Semana Santa”. El sacerdote concluye afirmando que “todos estamos deseando que haya una Semana Santa con total normalidad. Pero mucho me temo que este año, los días santos habrá que vivirlos intensamente en los templos ante las imágenes y celebrando los cultos que organicen las cofradías”.

La evangelización

Por otro lado, preguntado sobre cómo puede incidir el nuevo estado de alarma en la Iglesia local, Mantaras sostiene que “hay que cumplir con todas y cada una de las normas sanitarias en este tiempo de pandemia. La salud es lo que debe de primar”. Sin embargo, Mantaras trabajará para que “sea posible que la Iglesia pueda seguir con la evangelización a la que estamos llamados”. El administrador diocesano apuesta por no desistir de la misión de la Iglesia a pesar de estar viviendo tiempos de incertidumbre. “Hoy estamos con un estado de alarma y sin movilidad a partir de una hora, pero mañana pueden cambiar las cosas. Así que tendremos que adaptarnos a cada momento”, aseguraba Mantaras a este medio.

Una de las dificultades que está encontrando la Diócesis es poder proseguir con al Adoración Permanente que durante las veinticuatro horas del día recibe el Santísimo Sacramento en la capilla del convento de las monjas Mínimas. “Hemos solicitado a las autoridades una excepcionalidad. En la adoración participan un grupo reducido y no hay peligro de posibles contagios al estar por la noche la capilla cerrada y con apenas dos devotos. Creemos que no deberíamos de interrumpir el acompañamiento continuo al Santísimo, aunque ahora lo hemos parado por la noche a la espera de una posible solución”, aseguraba el administrador diocesano.

Para la Diócesis, la apertura de los colegios es un “referente importante porque esto nos permite poder seguir con las catequesis en las parroquias y la actividad en general”, concluía el sacerdote.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios