Educación

La adscripción de la discordia

  • Padres del Colegio San José muestran su indignación al no haberse adscrito a ningún instituto

  • El centro asegura que es una cuestión de "principios" y reconoce que "hacer lo contrario era ir contra nuestro modelo educativo" 

Una imagen del Colegio San José. Una imagen del Colegio San José.

Una imagen del Colegio San José. / Manuel Aranda

En febrero del pasado año, la Junta aprobó un decreto por el cual a partir del curso 2021/22 los colegios concertados que no tengan Bachillerato podían adscribirse a un centro público. La intención, según explicó el consejero Javier Imbroda, no era otra que "evitar que alumnado abandone el centro concertado antes de terminar allí el ciclo educativo para entrar en uno público en los últimos años de Secundaria y asegurarse una plaza para Bachillerato".

Así las cosas, los distintos centros concertados de la ciudad han solicitado las adscripciones a otros centros, quedando el María Auxiliadora con el 50% para el Lora Tamayo y el 50% para el IES Alvar Núñez; el San Juan Bosco en el Lora Tamayo; Las Esclavas en el Sagrado Corazón de Jesús; el Albariza en el Alvar Núñez; Madre de Dios con un 50% en el Sagrado Corazón de Jesús y el 50% en el IES Asta Regia; y el Colegio Montaigne (antigua Compañía de María) con un 80% en el IES Padre Luis Coloma y un 20% en el IES Santa Isabel de Hungría.

Por esta cuestión, una representación de padres de 4º de ESO del Colegio San José (antiguas Josefinas) han mostrado su malestar con el centro al no haber procedido éste a la adscripción a ningún instituto. Es más, en muchos casos, se está analizando la posibilidad de cambiar a alumnos de centro para conseguir así contar con un centro adscrito.

Javier Fernández, responsable de la Fundación Xafer, que dirige el centro, ha reconocido que "comprendemos la inquietud de muchas familias", si bien ha explicado que la decisión responde a "a una mera cuestión de ideario, en la vida hay principios y debemos seguirlos y nosotros, respetando en todo momento a todos los institutos, llevamos otro camino". Fernández ha admitido que "se valoró la posibilidad de adscribirnos al Lora Tamayo, que es un centro que posee una misma tipología que el nuestro, pero nos dijeron que ya tenían otros centros adscritos y que iba a ser imposible".

Tras analizar la situación, "decimos no ejercer la adscripción, que era voluntaria y que en ningún caso garantiza la plaza al alumno, simplemente por una cuestión de ideario y proyecto educativo". Asimismo, ha confesado que "si optábamos por otra opción estábamos defraudando a otras familias del colegio que han elegido este ideario y este proyecto educativo para la educación de sus hijos". 

No obstante, deja la puerta abierta para el futuro asegurando que "de cara al año que viene si las familias así lo consideran, ya hemos planteado la creación de una comisión para ello, en la que se buscarán mejores fórmulas pero que no lesionen los intereses educativos del colegio".

Finalmente, ha confesado que existe actualmente "un problema con las plazas de Bachillerato en Jerez" y lamenta que la Junta no haya concedido el concierto de Bachilleratos "pese a que era algo que se puso encima de la mesa en las anteriores elecciones".  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios