historia

El aeropuerto que quiso Jerez

  • La ciudad tiene aeropuerto porque sus vecinos dieron 1,4 millones de pesetas de los años 40 para comprar las 240 hectáreas donde se asienta.

La base de ‘La Parra’ con los P3 Orión en la plataforma. La base de ‘La Parra’ con los P3 Orión en la plataforma.

La base de ‘La Parra’ con los P3 Orión en la plataforma. / D.J

Comentarios 5

-¿Cree que tiene sentido añadir el nombre de la provincia al aeropuerto de Jerez?

-Me gustaría ser elegante en este sentido. Es un tema que tendrá que decidir el Ministerio a propuesta de las instituciones provinciales. Aun así me gusta recordar un punto de la historia del aeropuerto, que hemos recogido en un libro. Descubrimos que el aeropuerto está aquí porque lo pagaron los jerezanos, que compraron 240 hectáreas de La Parra con un millón cuatrocientas mil pesetas (1.400.000 pesetas, hoy unos 8.400 euros) que se recaudaron. Tenemos un acta del Ayuntamiento donde se recoge la entrega del dinero por parte del alcalde de la época a un general que propuso esta idea. Defensa no tenía dinero entonces, durante la Guerra Civil. Se hizo un aeródromo escuela, la primera escuela de pilotos superior del país, de la que salieron los primeros oficiales. Se intentó que fuera en Cortadura [Cádiz], pero allí al final no fue posible. Pero bueno, el tema del nombre lo va a decidir el Ministerio...

Superar de forma holgada el millón de pasajeros es el objetivo a medio plazo

Este es un extracto de una entrevista publicada por este medio hace ahora seis años. Quien habla es Estanislao Pérez Vázquez, sevillano, que fuera director del aeropuerto de Jerez hasta su jubilación. Este experto en aviación es un verdadero apasionado (no en vano le gusta recordar que nació en una casita a la vera de la cabecera de pista del aeropuerto 'San Pablo' de Sevilla) y es por ello que durante su dirección solicitó a Aena la edición de un libro en el que se recogiera la historia de esta instalación, que no es poca por cierto.

Ahora que han vuelto a oírse voces reclamando el cambio de denominación del aeropuerto de Jerez por el de Cádiz-Jerez no está de más repasar la vida de unos terrenos que, en buena parte, han ido unidos a los intereses del Marco de Jerez. No en vano, la conexión Jerez-Madrid en un vuelo de Aviaco (inaugurada el 9 de septiembre de 1975) nació para que solucionar papeles en Madrid en un solo día fuera posible para la boyante clase bodeguera.

Según se recoge en el libro de Luis Utrilla 'Historia del Aeropuerto de Jerez de la Frontera', los verdaderos orígenes del aeropuerto se pueden fijar en torno a 1937 "cuando empezaron los trabajos de explanación de los terrenos en la finca denominada 'Dehesa de Angulo', y donde, además del primer aeródromo, se fundó la Escuela de Transformación, para la formación superior de pilotos". Pese a todo, durante los primeros compases de la Guerra Civil hay constancia de que hubo aviones del bando sublevado que aterrizaron en Jerez. Hay historiadores que sostienen que se trató del germen de la futura base militar de La Parra, así como que el traslado de las tropas sublevadas del Norte de África al inicio de la Guerra Civil fue el primer puente aéreo de la historia de la aviación. "Jerez forma parte de la historia", apunta Utrilla. No se debe olvidar que por entonces había muy pocos 'campos de vuelo' en España, lo que motivó que en 1937 se acelerasen los referidos trabajos de allanamiento para mantener operativa la zona. Concluido el allanamiento de los terrenos en 1938 estas instalaciones reciben el nombre de aeródromo Haya.

Acabada la Guerra Civil se decidió, con los escasos medios económicos disponibles en la posguerra, darle también un uso civil a ese campo de vuelo. Fue finalmente cuando los jerezanos apostaron por tener una instalación que permitiera aterrizajes y despegues. Las clases más pudientes de la ciudad aportaron 1,4 millones de pesetas de la época (una verdadera fortuna) y compraron las 240 hectáreas donde hoy se asienta el aeropuerto de Jerez. Un acta del Ayuntamiento de Jerez recoge la entrega del dinero por parte del alcalde a un general. En aquellos tiempos de la posguerra si se quería un aeródromo civil había que tener absolutamente claro que antes tendría un uso militar.

Fue finalmente en 1946 cuando se abrió al tráfico civil, pero el uso que se daba era realmente modesto, básicamente vuelos de pequeños aparatos, si bien de vez en cuando aterrizaba un vuelo de carácter internacional pero que sólo portaba mercancías y la obligada tripulación. Pero era muy de vez en cuando. Tres años más tarde, en 1951, el aeródromo ya dispone de dos pistas de aterrizaje sobre terreno arenoso. La instalación de la Escuela de Polimotores hizo recomendable la construcción de una pista firme.

A lo largo de los años siguientes se van completando las instalaciones de la base aérea: se amplía la pista de vuelo, se construyen calles de enlace y estacionamiento de aeronaves, se instalan ayudas a la navegación, comunicaciones, etc. El Ejército del Aire avanza, pero la Aviación Civil se aprovecha de estos adelantos. Para ver despejar a 'grandes pájaros' con asiduidad hubo que esperar a que se asentara en 'La Parra' el Ala 22 del Ejército del Aire. Su principal herramienta de trabajo eran los aviones de detección submarina P3 Orión, los cuales sobrevolaban habitualmente aguas del Estrecho en busca de posibles intrusos.

"Fue en el 1962 cuando vio la luz el 601 Escuadrón de Cooperación Aeronaval con hidroaviones Grumman Albatros, que fueron los precursores hasta 1978 de los ya mencionados aviones P3 Orión Alfa pasando a denominarse la Unidad como Ala 22 de Lucha Antisubmarina", informan con orgullo los veteranos del Ala 22. Esta unidad ha sido parte intrínseca de la historia de Jerez. Tanto es así que aún es recordada su caseta en la Feria del Caballo, la del 'Ala 22', que era punto de encuentro y lugar de referencia.

Poco a poco la Base Aérea de 'La Parra' sigue creciendo y ya tan sólo era cuestión de tiempo que el tráfico civil se fuera abriendo más y más paso. Fue en 1969, hace ya 48 años, cuando adquiere condiciones para un verdadero uso civil e internacional, dejando atrás aquella época en la que la instalación se erigía en un respiro en forma de escala para vuelos de larga distancia o aterrizajes de emergencia. Ese mismo año (1969) se emprenderían las obras de construcción de una terminal de pasajeros (minúscula para la demanda de hoy en día) y un año después empiezan las obras de prolongación de la pista de vuelo. En 1975 ya se vuela regularmente a Madrid con Aviaco.

Fue en 1991 cuando en la zona del aeropuerto civil se realizan mejoras con una nueva terminal de pasajeros, accesos y aparcamiento. Para hacerse una idea del tremendo avance hay que señalar que la antigua terminal de pasajeros llegó a utilizarse en su momento para guardar cuarentenas, tal era su pequeño tamaño. Las grandes fechas se sucedían una tras otra. El 7 de mayo de 1992 se inaugura la nueva terminal así como sus instalaciones complementarias.

El aeropuerto de Jerez se había hecho mayor. Fue entonces, como quien cede un testigo que sabe bien agarrado, cuando se disuelve oficialmente la base aérea de Jerez, que traslada sus efectivos a la base de Morón (Sevilla). Las instalaciones pasaron a ser gestionadas por Aena. Era el 30 de junio de 1993.

Desde entonces se acometió otra ampliación (concluida en diciembre de 2010) que permite a la instalación jerezana dar servicio a tres millones de pasajeros.

Por el momento, y tras la duda crisis económica, superar el millón se erige en un verdadero reto después de que en 2007 se batiera el récord absoluto de pasajeros con 1,7 millones. El objetivo a medio plazo es superar de forma holgada el millón y crecer otra vez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios