Agricultura

PP denuncia un "nuevo mazazo" del Gobierno central al campo de la provincia

  • Pelayo y Asaja alertan del recorte de hasta un 70% de las ayudas de la PAC por el decreto de convergencia

  • El sector perderá 50 millones los dos próximos años, un tercio de lo que percibe en la actualidad, en caso de aprobarse hoy el decreto

  • La diputada del PP pide al ministro de Agricultura que "deje de hacerse el simpático y se parta la cara por los agricultores y ganaderos"

La diputada del PP, María José García-Pelayo, junto al presidente y el secretario general de Asaja-Cádiz. La diputada del PP, María José García-Pelayo, junto al presidente y el secretario general de Asaja-Cádiz.

La diputada del PP, María José García-Pelayo, junto al presidente y el secretario general de Asaja-Cádiz.

Si el comienzo de 2020 ya fue malo para el sector agrícola, el de 2021 está siendo aún peor. Y es que el sector tiene muchos frentes abiertos que amenazan la continuidad de muchos agricultores y la soberanía alimentaria, caso de la nueva PAC y el periodo transitorio, que el Gobierno español tiene previsto aprobar hoy; el Brexit; los aranceles de EEUU; el acuerdo con Mercosur, la ampliación del veto ruso... ante los que se echa en falta una defensa firme de los intereses de la agricultura por parte del Gobierno central.

Asaja-Cádiz y el PP alertan de las consecuencias que puede tener para el campo de la provincia y para la ciudadanía en general la deriva de la estrategia europea de limitar la producción y seguir fomentando las políticas verdes, que de no corregirse a tiempo puede traducirse en problemas de abastecimiento, con el consiguiente daño para el bolsillo de la población.

No en vano, un estudio elaborado por EEUU indica que la cesta de la compra de los europeos se encarecerá en 130 dólares euros pér capita al año –más de cien euros al cambio– por la reducción del 12% de la producción comunitaria y el aumento de las importaciones, algo que para el presidente de Asaja-Cádiz, Pedro Gallardo, resulta “inconcebible”.

La diputada del PP y vicepresidenta de la Comisión de Agricultura en el Congreso, María José Garcia-Pelayo, ha abordado este lunes con los responsables de la organización agraria la situación del sector, frente a la que hizo un llamamiento al ministro de Agricultura, Luis Planas, para “que deje de hacerse el simpático y se parta la cara por nuestros agricultores y ganaderos, que se lo merecen”.

“Tenemos que jugar partidos muy importantes con el enemigo en casa, pero si no jugamos bien, el número de agricultores que ya se ha reducido en España de los 900.000 que había al inicio de la anterior PAC a los 600.000 actuales va ser aún menor cuando se trata de un sector esencial para la vida de las personas”, señaló Pelayo.

La cesta de la compra se encarecerá más de 100 euros per cápita y año con la actual estrategia agrícola de la UE

La diputada popular y los responsables agrarios han mostrardosu especial preocupación por el decreto de convergencia de la PAC que presumiblemente aprobará hoy el Gobierno y que supone “un nuevo mazazo” para los agricultores de la zona, que pueden perder hasta un 70% de las ayudas anuales en el periodo transitorio de dos años hasta la entrada en vigor en 2023 de la nueva PAC.

Según sus cálculos, el campo de la provincia perdería 50 millones en cada uno de estos dos años, un tercio de lo que reciben hasta ahora, merma que según detalló el secretario general de Asaja-Cádiz, se uniría además al recorte del 10% del presupuesto de la PAC por la mala negociación del Gobierno.

La vicepresidenta de la Comisión de Agricultura también comparte la preocupación del sector por las consecuencias del Brexit para el campo jerezano y de la provincia, motivo por el que ante las negociaciones en el Consejo Agrícola Europeo de cara a su entrada en vigor ha anunciado una iniciativa en el Congreso en respaldo a la reivindicación de Asaja de que se creen corredores rápidos para los camiones que transporten productos perecederos.

Del mismo modo, Pelayo se suma a la petición de la organización agraria para reconducir la negociación con la nueva Administración estadounidense para la eliminación de los aranceles a productos agroalimentarios europeos impuestos en la era Trump, y que, según recordó Pedro Gallardo, “afectan injustamente a producciones de la provincia como quesos y aceite de oliva y los vinos de mesa”.

El acuerdo con Mercosur, que abre fundamentalmente la puerta a la exportación a Europa de productos de Argentina y Brasil, también inquieta al sector agrario provincial, que lamenta que la agricultura se utilice como moneda de cambio para la exportación de otros productos. Según Pelayo, “es cambiar hortalizas por lavadoras” y “antes de aceptarlo hay que conocer el impacto económico y también hay que exigir que se cumplan las mismas condiciones en costes de producción y laborales”.

Finalmente, la diputada aludió a otros frentes que afectan a los agricultores de la provincia como la ampliación del veto ruso o el reparto de las fondos de recuperación europeos por la pandemia, de los que Gallardo explicó que el Gobierno ha reducido a la mitad los 15.000 millones inicialmente previstos que, además, suponen sólo un 1% del total cuando el campo representa el 5 %. Para colmo, el responsable agrario denunció que los fondos se canalizarán a través del segundo pilar, el desarrollo rural, “que es un cajón desastre, con lo que al campo llega poco”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios