Madre María de Jesús Velarde. Superiora general de las Hijas de Santa María del Corazón de Jesús

"Me causa alegría comprobar cuántas generaciones han pasado por el colegio"

  • La institución religiosa de las Hijas de Santa María del Corazón de Jesús cumple cuatro décadas de presencia en la ciudad con una obra de referencia, el centro del Perpetuo Socorro, consolidada oferta educativa local

La comunidad de las Hijas de Santa María del Corazón de Jesús cumple 40 años de presencia en la ciudad con una obra educativa de referencia, el colegio del Perpetuo Socorro. La llegada a Jerez de las primeras hermanas fue en septiembre de 1970. En esta entrevista, la superiora general de la institución religiosa, Madre María de Jesús Velarde, que ha venido a la ciudad por esta efeméride, reflexiona sobre la realidad de la comunidad .

-¿Cómo llegaron hace 40 años a Jerez?

-Llegamos cargadas de ilusión y emocionadas por vivir tan de cerca la pobreza de nuestro modelo, Jesucristo, en un colegio arruinado en todos los aspectos. Cuando me marché dejando en él a la Comunidad, la verdad es que temía por las hermanas y por las alumnas ante el peligro de ciertas partes del colegio que parecían derrumbarse. La Providencia nos protegió de forma extraordinaria.

-Para empezar en Jerez ¿les pidieron, desde el obispado, una obra concreta?

-Nosotras teníamos ilusión de fundar en el sur de España, y el obispado necesitaba que unas religiosas se hicieran cargo del colegio que dejaban las Carmelitas de la Enseñanza. Las alumnas eran principalmente becadas, hijas de bodegueros de Rumasa. Cuando lo visitamos, nos pareció un edificio viejo y muy deteriorado, pero en una de sus galerías encontramos un antiguo cuadro de Nuestra Señora del Sagrado Corazón. Interpreté que Ella, nuestra Patrona, se nos había adelantado porque nos quería aquí.

-¿Por qué fue el cambio de edificio y de ubicación?

-El cambio de edificio se imponía por la circunstancia en la que se encontraba el anterior. En cuanto a la ubicación, se trataba de un terreno, que nos pareció excelente, y que nos ofrecía José María Ruiz Mateos, el cual financió también la construcción del actual colegio. A él le debemos honda gratitud desde nuestros comienzos en Jerez.

-¿Cómo definiría el Colegio en el conjunto de estos años?

-Lo defino como un Centro de formación para sus alumnos en el aspecto humano, intelectual y religioso. Agradezco a sus familias que nos confíen su educación, y a ellos, su apertura en recibirla. Me causa una gran satisfacción pensar en las generaciones que han pasado por él, en estos cuarenta años.

-El Ideario católico del Colegio es también obra suya?

-El Ideario lo escribí hace muchos años, cuando se fundó el primero de nuestros colegios. Es el que actualmente procuramos vivir y practicar en todas nuestras obras apostólicas dedicadas a la enseñanza y a la formación de la infancia y de la juventud. De él resalto que es imprescindible la colaboración familiar en la educación de los hijos que no puede dejarse exclusivamente a una de las dos partes. Siendo la más importante la de los padres, es imprescindible que no sea contradictoria con la que reciben en el colegio. Por eso es cada vez más vital que los padres sean coherentes con el tipo de educación que han elegido para sus hijos y sean ejemplos en el hogar de lo que en el colegio se les enseña.

-¿Y de estos 40 años, qué destacaría?

-De estos cuarenta años destaco lo mucho que este colegio ha crecido y se ha abierto camino en la sociedad jerezana. Es asombroso ver cómo empezó, con qué sencillez, e impresiona comprobar ahora cómo acuden a él alumnos de diferente condición social, de los lugares más diversos e incluso lejanos.

-¿Cuál es el papel de las Hermanas?

-A nosotras nos encantaría poder disponer de Hermanas para impartir clases en todas las aulas porque es muy importante que el testimonio religioso llegue a los alumnos como una realidad de fe convincente en sus vidas. Como esto no nos es posible, agradecemos mucho el profesorado competente, eficaz y responsable que colabora con nosotras incondicionalmente. Las Hermanas no tituladas pueden realizar otras tareas no docentes

-¿Qué expectativas de futuro ve para el Colegio o de ampliar la oferta educativa?

-Hemos tenido la alegre noticia de que la Fundación "Teresa Rivero" está interesada en adquirir terreno y en ampliar una segunda línea. De momento, sólo está en las manos de Dios y en el interés de esa bendita familia a la que tanto debemos.

-¿Su mensaje a Jerez?

-Que los quiero desde el fondo de mi corazón. Que deseo para ellos lo mejor, que es la Verdad de Jesucristo y su Evangelio; la vivencia firme y consecuente de la fe en su Iglesia; y la esperanza de que encuentren, en el Corazón de Dios, la respuesta a todas sus necesidades y el remedio a todos los males que les afligen. Me dirijo a todos para comunicarles mi deseo de que Dios bendiga, con amor y misericordia, la nueva etapa que emprendemos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios