Cofradías

La junta de la Amargura decide no renovar a Paco Yesa como capataz

  • El conocido cofrade deja el martillo tras veintiocho años de irreprochable trabajo 

Grupo de acólitos y capataces frente al paso de la Amargura.

Grupo de acólitos y capataces frente al paso de la Amargura. / Pascual (Jerez de la Frontera)

Finalmente se hizo oficial lo que era un secreto a voces. La nueva junta de gobierno de la hermandad de la Amargura ha tomado la decisión y parece no haberle temblado el pulso. Paco Yesa deja de ser capataz en la hermandad del Miércoles Santo después de veintiocho años mandando a los costaleros del paso de palio de la corporación del Miércoles Santo. Muchos recuerdan cuando la hermandad toma la decisión de pasar de aquellos costaleros profesionales por una cuadrilla de hermanos costaleros. Un palio complicado. Por sus proporciones y por su envergadura. Y ahí es dónde entra en acción la figura de Paco Yesa. Un cofrade de la hermandad del Cristo de la Expiración que estaba muy ‘sevillanizado’al vivir durante gran parte de su vida en la capital hispalense. Allí aprendió de los grandes y fue el que echó la ‘pata alante' y decide aceptar el reto.

Durante estos años, Paco Yesa hizo mover a este palio con una dulzura y una belleza muy personal. Incluso llegó a conformar una cuadrilla maciza en la que muchos de sus hombres llevan décadas bajo los palos de esa bellísima imagen de la calle Medina. Desde el año 2006, hacía lo propio con el misterio. Un barco impresionante. Un paso para hombres de verdad. El hecho de levantar los faldones y observar las viguetas de madera maciza que hizo Ovando para su estructura coloca al costalero en tu sitio y le hace pensar que está hecho de carne y huesos. Pues Paco Yesa también lo hizo andar con una personalidad muy definida. Siempre elegante. Poco más se puede decir de su irreprochable trabajo al frente de ambos martillos. Un gran capataz con una trayectoria magnífica en las cofradías que ha sacado.

Mutismo

Por otra parte destacar el mutismo de la junta de gobierno. Esta redacción cofrade ha intentado ponerse en comunicación con su hermano mayor, Alejandro Aguilar Abad, durante toda la jornada de ayer y fue imposible. Quizá decisiones de este calado habría que explicarlas con posterioridad a los informadores para ofrecer noticias veraces. Pero no ha sido posible tener acceso. Por su parte, habría que comentar que el nuevo hermano mayor ya manifestó en este periódico que no entraba en sus proyectos quitar a Yesa. Sí estaba previsto un cambio que era colocar un capataz para el misterio y otro para el palio, dejando a un lado la figura del capataz general de la cofradía como estaba desarrollando Paco Yesa en los últimos doce años junto a su equipo de trabajo. Se trataba de forzar a Yesa a volver a sus comienzos. A día de hoy, no ha trascendido si se le propone esta decisión o si directamente no se renueva. Paco Yesa tampoco ofrece explicación alguna ¿Era una forma de quitarlo de delante de los pasos de la cofradía al proporcionarle un cambio que no iba a aceptar? A día de hoy no ha trascendido absolutamente nada.

Vestidor

La nueva junta de gobierno afronta ahora el otro ‘rubicón’ que no es otro que el de la figura del vestidor. Fernando Barea ya ha manifestado, si no públicamente sí de manera informal, que dejaría el puesto de vestidor de la Santísima Virgen. De aquellos cambios, hace algunos años, de la imagen de la Amargura de negro que trajo hasta pintadas en la puerta de la iglesia de los Descalzos, nos encontramos ante la espera de que salga la fumata blanca desde el salón de junta para ver quién sustituirá al gran vestidor jerezano. Podría darse incluso el hecho de tener que nombrar al antiguo vestidor de la Virgen. Pepe Galán podría ser quien tomara el mando, bien con la ayuda de alguien o bien en solitario. Hay que subrayar de nuevo que el hecho de que exista este mutismo propicia los comentarios y bulos. Es el perfecto caldo de cultivo Así que no hay más remedio que, si no darle credibilidad, sí publicar que existen. Por otro lado, grandes vestidores hay en la ciudad para sustituir a Fernando Barea con solvencia. Que quieran aceptar el reto de entrar en una hermandad que se encuentra en estado comatoso, es harina de otro costal. Nueva incógnita.

Hay que hacer mención que al cierre de esta edición poco más se sabe. Poco más se ha podido filtrar de los entresijos a estos primeros movimientos de la junta de gobierno de la cofradía. Por último, destacar que a última hora de la noche de ayer sábado la junta de gobierno estaba reunida. Podrían estar reunidos para ofrecer los nombres del nuevo capataz o para comunicar la persona que sustituirá a Fernando Barea como vestidor. En definitiva todo indica que el personal que cuida del sigilo de los cónclaves va a tener que acudir a la calle Medina a buscar asesoramiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios