Resumen de 2011

El año que no fue tan temible

  • La delincuencia, en especial los casos graves, se reducen en la ciudad a pesar de la acentuada crisis l Repuntan los robos en los campos pero se ataja la epidemia del robo del cobre

Comentarios 6

El año en que vivimos peligrosamente fue el título de una película de éxito. Pero en Jerez, en 2011 la delincuencia en la ciudad ha descendido (y también los casos graves), ha indicado la subdelegación del Gobierno de la Nación; aunque ha repuntado en la zona rural donde han aumentado los robos en campos y viviendas. No obstante, la Guardia Civil ha conseguido un notable éxito al reducir los robos de cable de cobre, el 'oro de los pobres', que traían de cabeza a empresas de producción de electricidad, fincas de regadío y a la misma Administración de Infraestructuras Ferroviarias (Adif). También ha sido un año pródigo en conflictos sociales de toda índole que han provocado graves altercados de orden público.

El Cuerpo Nacional de Policía ha vuelto a tener un año más como caballo de batalla los delitos contra el patrimonio (robos con fuerza) en especial en locales comerciales y obras abandonadas. Son robos cometidos generalmente por delincuentes reincidentes. Se han producido varios robos en domicilio, pero sin la intensidad de años anteriores: la Policía ha vuelto a detectar a bandas organizadas procedentes de países del Este de Europa que muestran su predilección por desvalijar viviendas de lujo. También la operación 'mudéjar' ha permitido poner a disposición de la Justicia una banda juvenil de 'tironeros' y se han apresado a varios supuestos atracadores callejeros. En este sentido, no se ha producido ningún atraco a entidad bancaria en Jerez.

Los dos casos más llamativos que ha esclarecido la Policía Judicial (en espera de la última decisión de la Justicia) fueron el homicidio de un ciudadano extranjero, cuyo cadáver fue localizado en la planta de Las Calandrias; y la detención de un presunto abusador sexual que 'seducía' a sus víctimas (menores de edad) a través de redes sociales de Internet haciéndose pasar por representante artístico. El caso fue esclarecido el pasado verano.

Los hurtos, ora de menor o mayor cuantía -el valor total de lo sustraído supera los 400 euros- son las infracciones penales que se han logrado reducir a duras penas en la ciudad: la crisis ha provocado que personas sin antecedentes policiales cometan este tipo de robos, a la par que se detecten más bandas medianamente organizadas (generalmente extranjeros) detrás de los hurtos. Las grandes superficies, que son los comercios más afectados por los hurtos, han aumentado la vigilancia privada.

La comisaría ha puesto este año en marcha una unidad específica, el grupo 'sombra', que trabaja de paisano, para prevenir y reprimir los hurtos especialmente en el centro de la ciudad.

El año 2011 ha estado marcado por docenas de conflictos sociales ante la crisis, la aparición de grupos antistema y algunos polémicos desahucios de viviendas por orden de la autoridad judicial. El enfrentamiento entre vecinos de Caulina, simpatizantes del Movimiento 15-M y agentes antidisturbio sigue trayendo cola. Sin embargo, dos eventos que han provocado incidentes de todo tipo (muy graves incluso) como la motorada y la Feria se saldaron con un balance muy positivo: el segundo evento terminó con un importante descenso de las peleas y riñas multitudinarias, como ocurrió en 2010. Hace dos años la Policía realizó más de cien intervenciones por riñas multitudinarias, peleas a botellazos e incluso a navajazo limpio.

El instituto armado ha tenido un significativo éxito en la lucha contra los grupos organizados o personas aisladas que llevaban cometiendo continuos robos de cables de cobre (el oro de los pobres) en explotaciones agrarias, empresas de producción de electricidad y en las mismas instalaciones de la Administración de Infraestructuras Ferroviarias (Adif). Los agentes de la Guardia Civil de Jerez son récord nacional por número de detenidos y kilos de metal recuperados. El contrapunto es que la Benemérita ha notado un significativo repunte de lo que antiguamente se denominaba 'delincuencia famélica', es decir, pequeños infracciones penales o simplemente administrativas como 'trapicheo' de objetos robados, aumento del furtivismo y robos de cosechas a menor escala.

La Fiscalía antidroga de Jerez, cuya titular es Mariam González, advirtió este año del repunte del consumo de heroína, la droga más maldita por sus devastadores efectos a corto plazo, y del inveterado consumo de hachís. En la zona rural Fiscalía y Guardia Civil ha detectado a través de numerosas operaciones un mayor consumo y auto cultivo 'semindustrial' de marihuana. Hasta 15 detenidos ha hecho la Benemérita por tráfico de marihuana. La más importante operación desarrollada por el Cuerpo Nacional de Policía ha sido la operación 'Kokuba' que se desarrolló durante varias fases durante 2011 y que se saldó con la detención de 37 personas de origen español y marroquí, de las cuales 30 ingresaron en prisión por orden del juez. Actualmente, 17 de las personas que fueron ingresadas en prisión permanecen privadas de libertad. Fue una operación dirigida contra el tráfico de hachís.

Mientras, el grupo de investigación de la Policía Local ha realizado significativas intervenciones de 'speed', un compuesto anfetamínico que está de moda en la movida nocturna más radical por su menor precio en comparación con la cocaína y por tener efectos iniciales similares.

Pero tanto la Fiscalía como las diferentes cuerpos y fuerzas de seguridad señalan que el tráfico de drogas en Jerez ha quedado muy reducido, aunque muy amplio, al 'trapicheo', es decir, la venta y alijos de pocas dosis frente a años precedentes en que se intervenía, por ejemplo, la cocaína a kilos que se distribuía precisamente en la ciudad.

Las fuerzas de seguridad destacan como uno de los hechos más significativos de este 2011 el crecimiento de la preocupación que hay entre los padres jerezanos por el uso de las redes sociales de Internet. Pederastia y conductas de riesgo de los adolescentes motivan numerosas preguntas de los padres a los policías que realizan un trabajo de divulgación preventiva. También se han disparado las denuncias por posibles estafas y timos vía Internet.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios