Memoria de Cáritas Diocesana 2018

La apuesta por el empleo crece

  • Cáritas aumenta un 17% su inversión en este ámbito con respecto a 2017

Inauguración de Cuatro Corazones en Madre de Dios, la primera tienda de Cáritas en Jerez. Inauguración de Cuatro Corazones en Madre de Dios, la primera tienda de Cáritas en Jerez.

Inauguración de Cuatro Corazones en Madre de Dios, la primera tienda de Cáritas en Jerez. / PASCUAL

La apuesta de Cáritas por el empleo de inserción hace tiempo ya que empezó a dar sus frutos. Canalizado este esfuerzo a través de la empresa Casa Común SLU, actualmente esta empresa de economía social ha conseguido crear ocho puestos de trabajo, dispone de una nave de tratamiento textil, dos talleres de restauración de muebles y objetos de decoración y tres huertos de producción agroecológica.

La constitución de esta empresa posibilitó la apertura de dos tiendas en Jerez: Cuatro Corazones y Moda Re-, que abrió sus puertas en 2018 en la calle Algarve. Desde Cáritas recuerdan que esta apertura supuso la plena integración de Cáritas Diocesana de Asidonia-Jerez en la iniciativa de reciclado de ropa de segunda mano que la institución ya desarrollaba a nivel nacional.

El pasado año se recogieron 238 toneladas de ropa de los 55 contenedores de reciclaje textil ubicados en la Diócesis y los beneficios de las dos tiendas se emplean en crear y consolidar puestos de trabajo.

La apuesta de Cáritas por el empleo se evidencia también en el aumento de la inversión que desde la institución se ha hecho en este ámbito, destinando 547.493 euros, casi un 17% más que en 2017. Todo ello permitió el acompañamiento a 554 personas, tanto en orientación e intermediación laboral como en formación.

Las acciones de orientación laboral se dirigieron a 396 personas, se formaron 287 personas en 18 acciones formativas y acudieron a intermediación laboral 158. Por otro lado, 30 participantes del Área de Empleo realizaron formación en el puesto de trabajo, en 15 empresas. Como consecuencia de todas estas iniciativas, del total de personas atendidas en este ámbito, aproximadamente el 12% lograron acceder a un puesto de trabajo, ya que se facilitó la inserción de 52 personas con contrato de trabajo y de esa cifra, 40 accedieron a través de las acciones formativas organizadas por Cáritas.

Domouso llamó la atención sobre el hecho de que a pesar de la reducción progresiva del desempleo, la precariedad existente en este ámbito provoca que el 14% de las personas que trabajan estén en exclusión social y lamentó que el empleo se asuma como un privilegio y no como un derecho. Según el informe Foessa, uno de cada tres contratos temporales dura menos de siete días y también recordó que de las ciudades con mayores cifras de desempleo del país, tres son de la provincia, y de ellas, dos de la Diócesis: Jerez y Sanlúcar. "La mejoría económica es un factor importante pero no suficiente para que las personas salgan de la exclusión".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios