Policía Nacional

Interior pondrá a la venta la comisaría cuando funcione la sede de La Asunción

  • El Gobierno afirma que lo hará para "obtener recursos económicos con los que financiar la dotación de nuevas infraestructuras”

Momento del derribo el pasado año de parte de la obra por problemas con el hormigón. Momento del derribo el pasado año de parte de la obra por problemas con el hormigón.

Momento del derribo el pasado año de parte de la obra por problemas con el hormigón. / Miguel Ángel González

Las instalaciones de la actual comisaría del Cuerpo Nacional de Policía serán puestas a la venta una vez que se produzca el traslado al nuevo edificio que se está construyendo en La Asunción. Así lo ha confirmado el Gobierno tras una pregunta realizada por el diputado de Ciudadanos, Francisco Javier Cano, el pasado mes de junio.

Desde la formación naranja se trasladaron al Congreso varias cuestiones relacionadas tanto con la nueva sede como con la actual comisaría del 091, ubicada en el Palacio de los Condes de Puerto Hermoso. En concreto, Cs preguntó cuándo tiene previsto el Ministerio del Interior terminar las obras de la futura comisaría de Jerez después de los retrasos que ha sufrido como consecuencia de defectos constructivos. Además, el diputado pidió también información relativa al sobrecoste del proyecto debido a los fallos constructivos y sobre el retraso en la terminación de las obras, y cuestionó si se había cambiado la dirección de las obras. Por último, Cano pidió conocer el destino que tendrá el antiguo edificio, una vez que se produzca el traslado.

Las respuestas a todas estas cuestiones han llegado ahora en el mes de octubre. Desde el Gobierno central se detalla que el plazo contractual para la finalización de las obras de la nueva sede de la comisaría de Jerez “finaliza el próximo día 30 de noviembre de 2018, si bien es previsible la necesidad de ampliación de dicho plazo en alrededor de cuatro meses”. Por otra parte, reconoce que en el proceso de construcción de la obra “se detectaron deficiencias en determinadas partes de los forjados, motivadas por defectos en el hormigón, que originaron la demolición de las zonas afectadas y la reconstrucción de las mismas”.

No obstante, el Ejecutivo aclara que los costes motivados por dichas deficiencias y su subsanación “han sido asumidos por la empresa constructora adjudicataria del contrato, sin implicar sobrecoste alguno para la Administración”. Igualmente, hace hincapié en que “la dirección de las obras está desempeñando sus tareas de forma correcta y con normalidad, no existiendo motivos para el cambio de la misma”. De hecho, recuerda que las deficiencias producidas “se han detectado en los ensayos de comprobación realizados, dentro de sus obligaciones, por la dirección facultativa”.

Por último, con respecto al destino que se le va a dar al inmueble de la antigua comisaría, el Gobierno desvela que “una vez finalizadas y recibidas de conformidad las obras y los servicios policiales sean trasladados a la nueva comisaría, el inmueble de la antigua infraestructura será declarado innecesario a los fines de la Seguridad del Estado”. Por ello, pasará a ser declarado “alienable, desafectado y puesto a disposición de la Gerencia de Infraestructuras y Equipamientos de la Seguridad del Estado para su enajenación onerosa mediante compraventa o permuta, conforme prevé la legislación vigente, con el fin de obtener recursos económicos con los que financiar la dotación de nuevas infraestructuras y equipamientos para los Cuerpos de Seguridad del Estado”.

Proyectos

Hay que recordar que a finales de 2017, Izquierda Unida llevó al pleno del Ayuntamiento una iniciativa para convertir la comisaría del Arroyo en un parador turístico. En concreto, la propuesta que fue aprobada por el pleno contemplaba la creación de una mesa de negociación, con la Dirección General de Patrimonio, la empresa pública Paradores de Turismo y el Ministerio de Interior, para que las instalaciones policiales puedan albergar un parador de la red.

La formación detalló que el Palacio de los Condes de Puerto Hermoso, edificio de estilo neoclásico fechado en 1873, es propiedad del Ministerio de Interior y “ningún organismo o institución se ha pronunciado hasta la fecha con respecto a su futuro, una vez se inauguren las nuevas dependencias de la Policía”. Es por ello que, “teniendo en cuenta la situación del casco histórico de la ciudad, Izquierda Unida considera que Jerez no puede permitirse el abandono de un conjunto palaciego más y entiende fundamental que desde el gobierno local se tomen las medidas necesarias para que este edificio no se sume a la larga lista de los conjuntos monumentales en ruinas del casco histórico”.

Por su parte, desde el PP también se planteó este verano que la comisaría se convierta en un parador temático del flamenco. De hecho, la diputada María José García-Pelayo ha trasladado recientemente varias preguntas al Gobierno sobre la comisaría de Policía Nacional de Jerez. En concreto, ha pedido información sobre las previsiones para mantener en el centro un espacio destinado a la Policía Nacional, una vez que la actual comisaría se traslade al nuevo edificio; sobre el uso previsto para el actual edificio que alberga la comisaría una vez que se traslade la misma al nuevo edificio.; y sobre la fecha prevista para finalizar las obras de la nueva comisaría.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios