Tribunales

Un juzgado de Cuenca investiga la muerte de una jerezana atropellada

  • Fue arrollada en una acera el pasado 20 de febrero y falleció cuatro días más tarde en la UCI

Imagen de la calle Marqués de Remisa tras el atropello, que aconteció a las siete menos cuarto de la tarde.

Imagen de la calle Marqués de Remisa tras el atropello, que aconteció a las siete menos cuarto de la tarde. / Tarancóndigital

Los juzgados de Cuenca han abierto diligencias por la muerte de una mujer jerezana que fue atropellada el pasado mes de febrero en circunstancias que aún no han podido ser totalmente aclaradas. La fallecida, que respondía a las iniciales F.E.G, encontró la muerte el 24 de febrero en el Hospital de la Salud de Toledo, a donde fue trasladada tras ser arrollada doce metros por un vehículo que se introdujo en la acera por razones que se investigan. La fallecida tenía 50 años en el momento del siniestro y ha dejado viudo y un hijo pequeño de tan sólo 9 años de edad.

Los hechos acontecieron el pasado jueves 20 de febrero, a la altura del número 13 de la calle Marqués de Remisa, cuando el conductor de un vehículo que circulaba por la calzada perdía el control del mismo y la arrollaba mientras la mujer jerezana paseaba tranquilamente por la acera. Fue en torno a las 18:43 horas cuando se produjo el atropello. Hasta el lugar se desplazaron efectivos de la Policía Municipal de la localidad conquense de Tarancón así como especialistas sanitarios a bordo de una UVI móvil, quienes, tras estabilizarla, decidieron que se le trasladara al Hospital Virgen de la Salud de Toledo.

La arrastró 12 metros

El caso ha quedado en manos del abogado jerezano Eduardo Bárcena, que representa a la familia de la jerezana fallecida. “El hecho de que la arrastrara unos doce metros nos hace pensar que se trató de una negligencias del conductor, máxime cuando se trata de una calle estrecha donde alcanzar grandes velocidades es hasta complicado. Por el momento no sabemos si iba con exceso de velocidad pues no podemos demostrarlo pero hemos solicitado que se investigue y que se haga un estudio biomecánico de la velocidad a la que circulaba el vehículo”.

El caso, al que se le han abierto diligencias como ya se ha señalado, está a la espera de que declaren los testigos y se diluciden todas la circunstancias en las que se produjo el desgraciado accidente”

No salió de la UCI

Fue apenas cuatro días después del accidente cuando, el domingo 24 de febrero, F. E. G. fallecía en el Hospital Virgen de la Salud de Toledo tras permanecer ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos del citado centro hospitalario desde que se le trasladó allí minutos después del atropello. Como dato añadido valga señalar que la familia donó todos sus órganos tal y como era deseo de la víctima.

Desde el despacho de Eduardo Bárcena se destaca que “en condiciones normales no se habrían producido estas terribles consecuencias debidas a un accidente de circulación” así como que “la familia tan sólo quiere que se haga justicia. A tal fin estamos investigando las extrañas circunstancias que envolvieron el accidente en el que fue brutalmente atropellada mientras paseaba por la acera, para finalmente perder la vida en la UCI de un hospital” a consecuencia de severos politraumatismos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios