vinos

Los auténticos 'reyes' del mosto

  • González Byass y 'Viñas del Vínculo' se alzan de nuevo como productores del mejor vino joven

Un momento de la presentación del mosto de González Byass, esta semana.

Un momento de la presentación del mosto de González Byass, esta semana. / pascual

El Consejo Regulador ha dado a conocer a los ganadores de su tercer concurso de mostos artesanales, que ha vuelto a recaer en González Byass, en la categoría de bodegas, y en 'Viñas del Vínculo', en la categoría de productores independientes. La tradición del mosto jerezano acerca a los consumidores a la viña, donde se marida el caldo y la gastronomía puramente campera, como ratifica el enólogo de González Byass Antonio Flores. "Es una reivindicación del pago, de la viña. El mosto es el inicio de todo". El caldo ganador de su bodega nace en Macharnudo Alto, un área privilegiada y con historia. Tan es así, que las parras que no se destinan a servir vino joven acaban como solera fundacional de Tío Pepe Rebollo y Tío Pepe Constancia, dos líneas muy importantes para González Byass.

Su reivindicación del mosto va más allá de su conjunción gastronómica. "La mayor parte de lo que producimos se queda aquí, porque el mosto es un vino arraigado a esta zona, pero para su exportación sería un magnífico vino blanco de mesa, afrutado, fresco. Prácticamente no se vende nada fuera. Habría que darle una vuelta de tuerca y presentarlo como un vino mejor", cuenta Flores. De hecho, se han producido alrededor de 200 botellas exclusivas de este mosto de González Byass, que con su vino joven de 2016 hace pleno como vencedor en las tres ediciones que hasta ahora tiene el concurso.

La familia Pemán es la que está detrás de 'Viñas del Vínculo'. "Cada año elaboramos un poco de mosto en bota de madera para consumirlo en familia, pero nuestro objetivo es que las bodegas compren nuestra producción", cuenta el consejero delegado y administrador Emmanuel Pemán. Algunas muestras las enviaron para este concurso. "Hemos ganado este año y en 2015 nos llevamos el primer y el segundo premio", recuerda. "De esta forma, queremos demostrar que tenemos una uva de calidad". En opinión de Pemán, "el mosto es una buena alternativa de salida de la producción, pero hay que reconocer que en otros pueblos de Cádiz o Sevilla tiene mucha más importancia que en Jerez. Aquí parece que le hemos dado la espalda".

El Vínculo nació cuando el propietario de esta viña de 55 hectáreas, ubicada en la carretera de Morabita, cerca de Montegilillo, decidió que la heredaran sus hijos de forma común. "De ahí que se llame 'Vínculo', porque nuestro padre quería que nos mantuviéramos juntos en esto". Tanto Flores como Pemán coinciden en que la calidad de la uva es lo que marca la diferencia en el mosto, porque el tratamiento desde el punto de vista enológico es menor. "Las bodegas controlan los elementos en botas de metal. El mosto es calidad artesanal", dice el propietario de 'Viñas del Vínculo'. "No hay un buen vino viejo que no haya sido antes un buen vino joven", suele decir Antonio Flores. Y para que la tradición del mosto no se pierda en Jerez, resulta fundamental asirse a los seguros de calidad del manjar principal, el que le da el sentido, el que rellena el vaso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios