Jerez

"Hemos avanzado mucho en conciencia medioambiental"

  • El jefe provincial del Seprona, que tiene stand, dice que pese a todo "aún hay que progresar"

José Antonio de la Torre es el teniente jefe del Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza) de la Guardia Civil en la provincia. Pocos servicios de la Benemérita tienen un campo de trabajo tan amplio como ellos, si bien señala que pese a que "en la actualidad somos 34 especialistas los que trabajamos en este servicio en realidad todos y cada uno de los miembros de la Guardia Civil acometen estas funciones pues siempre tienen la defensa del medio ambiente entre sus tareas".

El Seprona tiene un stand en la Feria de la Caza, Pesca, Naturaleza y Turismo Rural que desde ayer se celebra en Ifeca. ¿A qué se dedican estos agentes? Redactar el listado sería prácticamente imposible pero cabe destacarse que controlan el agua que bebemos, la procedencia y calidad de aquello que comemos, el estado del suelo, de la vegetación, del aire que respiramos, el respeto a los animales, la contaminación... Entre los asuntos que más le ha asombrado a lo largo de los muchos años que lleva ejerciendo como guardia civil se encuentra el caso de un lince ibérico disecado que fue hallado en una urna en una casa de Madrid. Se trata de un ejemplar que, como es sabido, además de estar protegido está en serio peligro de extinción. "En el interior de la urna hay una piedra en la que el taxidermista firmó dejando una fecha: "1963". La investigación sigue en curso. Si se demuestra que la fecha de disecación es cierta no habrá problemas pues por entonces el lince no estaba protegido. Pero si por el contrario se trata de una falacia el castigo será muy, pero que muy duro.

Los agentes del Seprona, tal y como señala el teniente jefe José Antonio de la Torre, son expertos medioambientales. Por ejemplo, "cuando se detecta un vertido los bivalvos son grandes aliados pues son filtradores de agua si bien en su interior se quedan con restos. Es por ello que siempre deben pasar por las depuradoras antes de su consumo". Entre las infinitas labores de estos agentes está también el control del marisqueo, "tanto el legal como el ilegal, así como controlar las tallas mínimas de las capturas para no poner en riesgo a las especies".

A la hora de evaluar cómo ha cambiado la conciencia medioambiental de los españoles desde que empezó hace ya tres décadas en el Cuerpo asegura que "los pasos han sido agigantados, hacia adelante, si bien no nos podemos conformar y debemos avanzar mucho más en nuestra conciencia de respeto al medio ambiente. Siempre digo que la mejor injerencia en el medio ambiente es no realizar ninguna. Afortunadamente, a cada año que pasa la gente está mucho más preparada a este respecto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios