Jerez

La banda de los inhibidores de frecuencia la formaban un español y dos cubanos

  • Sospechan que habían actuado en algunas provincias limítrofes como Huelva y Málaga

Aparcamiento de una gran superficie las pasadas navidades.

Aparcamiento de una gran superficie las pasadas navidades.

La banda que utilizaba inhibidores para perpetrar robos en coches aparcados en grandes centros comerciales de Jerez estaba conformada por dos súbditos de nacionalidad cubana y por un español, si bien el Cuerpo Nacional de Policía sigue investigando para determinar si algún otro presunto ladrón ha conseguido eludir la acción de la justicia.

Según pudo saber este medio la Policía ya tenía conocimiento de estos extraños robos en centros comerciales. Se trataba de familias que llegaban al lugar donde iban a continuar con sus compras y, al regresar, se encontraban con que todo aquello que habían comprado con anterioridad había volado del maletero. El ‘modus operandi’ no era otro que seguirlos desde centros comerciales anteriores. Si veían que la compra era ‘suculenta’ les seguían con la esperanza de que continuaran comprando. Cabe destacar que cuando más daño hicieron fue durante las pasadas navidades, periodo de compras por excelencia.

Una vez llegaban al nuevo centro comercial activaban el inhibidor de frecuencia. De esta forma el propietario del vehículo creía que lo dejaba cerrado cuando en realidad lo dejaba abierto. Ese era el momento aprovechado por los ladrones para llevarse las compras. “No pocas personas se quedaron sin compras de Navidad o regalos de Reyes”, manifestaron a este medio fuentes conocedoras del caso.

Lo más curioso del asunto es que se tienen serias sospechas de que las actividades ilegales de este español y sus dos compinches cubanos pudieron extenderse por otras provincias andaluzas, como pueden ser los casos de las limítrofes de Huelva y Málaga. Pese a todo se han pasado informes a todas las comisarías del Cuerpo Nacional de Policía de España para que comprueben si robos con similar ‘modus operandi’ han sido perpetrados en sus jurisdicciones. Desde el Cuerpo Nacional de Policía se insiste en la necesidad de que cuando se cierre el coche con el mando de la llave se haga a su lado y, acto seguido, se compruebe, pulsando la maneta de la puerta, si ésta ha quedado cerrada debidamente.

Nuevamente, la Policía Nacional destacó la profesionalidad de los vigilantes de seguridad de los centros comerciales donde se detectó esta actividad ilícita. No en vano su trabajo resultó esencial para descubrir a estos ‘amigos de lo ajeno’ después de que fueran alertados y coordinados por el área de Participación Ciudadana del Cuerpo Nacional de Policía.

Como dato especialmente destacable cabe señalar que los tres detenidos fueron ingresados de forma inmediata en prisión ya que la autoridad judicial entiende que se trataba de una estructura criminal. Fue por ello por lo que decretó su ingreso en centro penitenciario, de forma comunicada y sin fianza.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios