Hostelería

Horeca estima que uno de cada tres bares de Jerez “no llegarán a enero”

  • Asesorará para presentar suspensiones de pagos y concursos de acreedores por primera vez en su historia

  • El fin de los ERTE a final de mes “ha supuesto la puntilla para el sector junto con las obras de Corredera"

Imagen captada ayer miércoles de la terraza vacía de un bar en el centro de Jerez. Imagen captada ayer miércoles de la terraza vacía de un bar en el centro de Jerez.

Imagen captada ayer miércoles de la terraza vacía de un bar en el centro de Jerez. / Vanesa lobo

Las previsiones de Horeca apuntan a que uno de cada tres bares y restaurantes de la ciudad no llegarán a estrenar 2021. “Es una realidad más que posible que entra dentro de nuestras estimaciones”, destaca el presidente de esta organización empresarial, Antonio de María.

Según manifestó a este periódico, “en la actualidad en el sector hostelero no es que haya preocupación, es peor incluso, lo que hay es pánico”, asegura este veterano hostelero que como botón de muestra destaca que “tradicionalmente muchísimos hoteles cerraban en noviembre por la llegada de la temporada de invierno y este año esperamos una avalancha de cierres a finales de este mismo mes de septiembre”.

Lógicamente, los hoteles se erigen en una fuente de clientes para la hostelería local y si estos establecimientos no tienen más remedio que invernar dada la actual situación de pandemia y la escasez de turistas bares y restaurantes se resienten sobremanera.

“De hecho -apunta De María- en la provincia ya han cerrado hoteles a estas alturas (y teniendo en cuenta que aún hace buen tiempo). Esta semana hay tres cierres temporales anunciados en Sancti Petri”. A este respecto se debe señalar que antes de la llegada de la nefasta pandemia cuando acababa la temporada de verano (que se prolongaba hasta fin de octubre) en la provincia se cerraban 25.000 camas. El número este año serán inmensamente superior.

En vez de a final de octubre muchos hoteles anticipan sus cierres a septiembre

El verano en los bares de Jerez, especialmente en los del centro, “no ha sido bueno, sobre todo por la pandemia y por unas obras en la calle Corredera que simplemente han supuesto una puntilla para el sector. Además de llenarlo todo de polvo y molestar a los clientes ha cortado uno de los principales accesos al centro urbano. Ha sido un verdadero desastre”.

El referido “estado de pánico” al que hace referencia De María se debe sobre todo a que “el Gobierno ha dicho que no va a prorrogar los ERTE de la hostelería, que estos acabarán a final de septiembre, es decir en apenas unos días. Esto quiere decir que los establecimientos tienen que hacerse cargo de sus plantillas y eso nadie puede soportarlo en la actualidad. Y el caso es que si cierran temporalmente deberán pagar luz, gas, impuestos, basuras, alquiler... Eso no lo aguanta nadie, no hay músculo económico en el sector en estos momentos”.

A este nefasto estado de la economía de la hostelería se une que “por los tres meses de cierre se pidieron créditos ICO de los que en este momento se están pagando los capitales y el año que viene ya habrá que empezar a pagar los capitales. A todo esto se une que el hostelero, además de su negocio, tiene gastos para mantener a su familia”.

Haciendo un balance de los costes laborales, el presidente de Horeca destaca que “un trabajador al mes cuesta 2.400 euros en bruto, las 15 pagas y los seguros sociales, en el momento en que se tengan tres o cuatro empleados el hostelero debe reducir los costes a la mitad y asumir a pulmón 5.000 euros netos de gastos laborales más la parte proporcional de los gastos. Eso no hay quien lo soporte, insisto”.

“Es por ello que estimamos que uno de cada de tres no va a llegar a enero. Es muy posible. De hecho estamos preparando fórmulas para las suspensiones de pagos y los concursos de acreedores, jamás lo había hecho un establecimiento de hostelería pequeño en la historia pero no va a haber más remedio”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios