Jerez

Los bienes del PTA, a subasta

  • La venta de sus activos forma parte de la liquidación de la sociedad del enclave agroindustrial

  • Piden cuatro millones por el Edificio Multiusos, el Contenedor de Empresas y el Centro del Vino

Imagen del Centro Tecnológico del Vino, que actualmente se encuentra sin uso. . Imagen del Centro Tecnológico del Vino, que actualmente se encuentra sin uso. .

Imagen del Centro Tecnológico del Vino, que actualmente se encuentra sin uso. . / Vanesa lobo

El proceso de liquidación de la sociedad pública que se creó hace más de una década para gestionar el Parque Tecnológico Agroalimentario de Jerez (PTA) ha entrado en una nueva fase. Desde hace unos días, un portal especializado en subastas judiciales ofrece por unos cuatro millones de euros, como precio de salida, los principales activos que tiene la mercantil, el Edificio Polivante y otros dos inmuebles a medio construir que iban destinados a ser el Contenedor de Empresas y el Centro Tecnológico del Vino. La puja concluye el próximo lunes.

En 2016, la mercantil pública participada por el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía, entró en concurso de acreedores. Finalmente, se decretó su disolución ante la imposibilidad de hacer frente a sus elevadas deudas; no en vano, su pasivo en las cuentas de 2013, las últimas presentadas en el Registro Mercantil, superaban los 8,4 millones por la obligación de devolver una subvenciones al Estado por las obras y los equipamientos de los dos edificios que no logró terminar de construir y equipar. Por ello, y tal y como marca el procedimiento, se inició por parte de la administración concursal -el designado por el Juzgado de lo Mercantil de Cádiz fue el abogado sevillano Jesús Hernández, de Abastar Concursales- la liquidación de la sociedad con la subasta de los bienes para tratar de obtener la liquidez con la que acabar o, al menos, reducir sus deudas. Esta es precisamente la fase en la que la sociedad se encuentra en la actualidad.

Por ello, una firma especializada en subastas judiciales ofrece en su plataforma el lote correspondiente con los principales activos que tiene la sociedad Parque Tecnológico Agroalimentario SA. Así se puede pujar por lo que se denomina una unidad productiva conformada por una finca de 13.992 metros cuadrados situada en la avenida de la Innovación; en ella se encuentran el denominado Edificio Polivante -actualmente en uso-, y dos inmuebles a medio construir que teóricamente iban a ser el Centro Tecnológico del Vino y el Edificio Contenedor de Empresas Agroalimentarias. No obstante, no se ofrece la propiedad sino la concesión que tenía la sociedad pública sobre estos terrenos y el inmueble hasta el año 2059 ya que los suelos siguen siendo del Ayuntamiento.

Eso sí, las fuentes consultadas señalan que es previsible que no se presenten ofertas al procedimiento de puja por lo que tenga que declararse desierto. De hecho, no se tiene constancia a día de hoy de que algún privado se haya interesado y, claro está, ni la Junta ni el Ayuntamiento van a presentar oferta por unos activos que son de una sociedad participada por ellos. Por lo tanto, el siguiente paso podría ser la salida a subasta en lotes independientes de los activos. En el caso de que no hubiera compradores finalmente, sería el Juzgado de lo Mercantil quién determinará qué hacer con estos bienes de conformidad con las administraciones implicadas.

Ahora bien, las fuentes consultadas explican que, mientras no concluya este procedimiento de liquidación, no se podrá dar una solución definitiva a la gestión del enclave agroalimentario. Tanto la Junta como el Ayuntamiento mantienen su intención de que el enclave pase a formar parte de la red de espacios tecnológicos de la provincia -actualmente bajo la denominación Parque Tecnológico del Sur y, antes, Tecnoparque Bahía de Cádiz-. De hecho, ni siquiera se pueden acometer la inversión de 2,2 millones anunciada por el organismo autonomico para terminar el Centro Tecnológico del Vino con cargo a los fondos europeos ITI. Mientras tanto, el PTA seguirá funcionando como hasta ahora, como un polígono industrial más cuyo mantenimiento está en manos de una entidad urbanística de conservación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios