Bodegas

Delgado Zuleta lanza una nueva añada de Tarabilla y Gallipato, sus vinos blancos de crianza biológica

Nuevas añadas de Tarabilla y Gallipato, los blancos monovarietales de crianza biológica de Delgado Zuleta.

Nuevas añadas de Tarabilla y Gallipato, los blancos monovarietales de crianza biológica de Delgado Zuleta.

La nueva añada de Tarabilla y Gallipato, los vinos blancos monovarietales de crianza biológica de Delegado Zuleta, llega al mercado. La firma bodeguera sanluqueña estrena el año con el lanzamiento de estos blancos elaborados con uva moscatel y Pedro Ximénez, respectivamente, que también renuevan su imagen con el cambio de la botella tipo borgoñesa por la bordelesa.

Delgado Zuleta revolucionó la crianza biológica con el lanzamiento hace año y medio de Tarabilla y Gallipato, vinos en los que la bodega, de la mano de su enólogo, José Antonio Sánchez Pazo, logró entonces unir el carácter y la personalidad que aportaba este tipo de crianza, pero aplicada a las variedades moscatel y Pedro Ximénez, y vinificadas en seco. 

El camino para lograr unos vinos tan especiales comenzó con el registro de cientos de botas de la solera de La Goya, buscando manzanillas intensas, punzantes, frescas y complejas, que destacaran por sus aromas de panadería y frutos secos. De esas botas se recolectó la flor pura, es decir, la colonia de levaduras que se forma sobre la superficie del vino en las botas de roble americano que contienen vinos seleccionados para la crianza biológica.

En esta nueva añada se ha pulverizado la flor seleccionada sobre los mostos de moscatel y Pedro Ximénez, colonizando en menos de un mes la superficie completa de cada bota e iniciando así una intensa crianza biológica que se ha extendido durante nueve meses, tres más que la primera añada.

Para José Antonio Sánchez Pazo, enólogo y director técnico de la bodega e impulsor de la iniciativa, "el objetivo era aplicar la complejidad del velo de flor a otras varietales más expresivas, frutales y florales que la palomino, como son la moscatel y la Pedro Ximénez".

Otro de los factores que ha propiciado el éxito de estos vinos es la ubicación del casco bodeguero en el que se crían: la bodega 250 Aniversario, un lugar privilegiado ubicado en el Pago de la Dehesilla, en la salida de Sanlúcar de Barrameda hacia Chipiona, orientado a poniente y con unas temperaturas estables durante todo el año y un grado de humedad elevado.

La añada 2021, recién salida de la bodega, presenta un Tarabilla de color amarillo pajizo con tonos verdosos y dorados, que destaca especialmente en la fase olfativa con una gran intensidad aromática, notas de fruta fresca combinadas con matices de levadura, frutos secos y cítricos. En boca tiene una entrada muy redonda y suave, es fresco y con una acidez perfectamente equilibrada.

Por su parte, Gallipato, luce un color amarillo dorado y brillante, con una nariz delicada, con notas florales varietales que se entremezclan con los aromas de panadería y almendra propios de su intensa crianza biológica. En boca llama especialmente la atención su untuosidad y volumen, que se equilibran con una viva acidez y frescura.

Los nombres seleccionados para estos vinos provienen de especies presentes en la fauna de los parques naturales de la provincia de Cádiz. En concreto, la tarabilla es un ave de pequeño tamaño que se encuentra especialmente en las zonas de matorral o en las dunas costeras, mientras que el gallipato es un anfibio que vive en marismas y remansos de ríos.

Sobre Delgado Zuleta

Delgado Zuleta nace en 1744, lo que la convierte en una de las bodegas más antiguas del Marco de Jerez. En 1918 toma el nombre artístico de una famosa bailaora, La Goya, para su principal manzanilla, y en 1987 se fusiona con la bodega Rodríguez La-Cave. Tiene el privilegio de ser proveedor de la Casa Real, y además de contar con botas firmadas por Alfonso XIII y Victoria Eugenia, los Príncipes de Asturias eligieron su manzanilla para su enlace en 2004.

En su porfolio de productos cuenta con diferentes gamas, como Zuleta y Monteagudo, donde conviven todo tipo de vinos generosos (manzanilla, amontillado, palo cortado, oloroso, cream, médium, Pedro Ximénez y moscatel). Sus marcas más emblemáticas son las manzanillas Barbiana, La Goya, Goya XL y la ecológica Entusiástico; su amontillado VOS Viejo Zuleta; y el soberbio amontillado VORS Quo Vadis? En los últimos años ha apostado por la diversificación, lanzando los vinos blancos monovarietales Tarabilla y Gallipato, el rosado y el blanco semidulce Lola y los vermús Goyesco y Goyesco Ámbar. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios