Jerez

El campo pierde 100 millones en su peor año del último siglo

  • Asaja solicita la declaración de zona catastrófica ante el reguero de daños causados por las heladas y la sequía, que se extienden ya por todas las comarcas y cultivos

El campo de la provincia no levanta cabeza. A la asfixia económica y financiera que sufre el sector se une el clima adverso del presente año agrícola, las heladas de semanas atrás y la sequía actual, que según los cálculos de Asaja-Cádiz dejan hasta el momento pérdidas de cien millones de euros.

No acaba ahí la cosa, pues los daños crecen conforme avanzan los días y ni siquiera la lluvia pondría remedio a cultivos y plantaciones que se dan ya completamente por perdidas en lo que la organización agraria considera que es el peor año no sólo desde que alcanza la memoria de sus actuales dirigentes, sino también por las referencias de agricultores que sufrieron la sequía de 1905, la última en la que no se pudo recolectar en la provincia.

Los daños generalizados por todas las comarcas y en todos los cultivos lo convierten en el peor año para el campo del último siglo, "malo de solemnidad", ya que el impacto en las sequías precedentes estuvo más localizado, significó ayer en rueda de prensa Manuel Vázquez, presidente de Asaja Cádiz.

La ganadería, de especial peso en la provincia, también se ve afectada en su totalidad por la falta de pastizales que obliga a alimentar artificialmente a los animales, con un sobrecoste hasta la fecha que Vázquez cifró en 50 millones de euros.

En los frutales, cítricos y el aguacate, que al igual que los pastos arrastraban ya cuantiosos daños de las heladas, la organización agraria no sólo da por "planchada" la cosecha, sino que también teme por el futuro de muchas plantaciones ante la escasez de agua y sin que haya ninguna línea de seguro adaptada a sus necesidades. Los efectos alcanzan al 70% de los cítricos de mediana estación y al 90% del aguacate, que acumulan pérdidas de 15 y 3 millones de euros, respectivamente, explicó Vázquez.

En cuanto a las hortícolas, las heladas también dejaron su huella en el 30% de la producción, con un coste de 6,5 millones de euros para los agricultores. La ausencia de lluvias también ha hecho estragos en los cereales, en particular en los de invierno, cuya producción se ha visto afectada al 100% para sumar unas pérdidas de 22 millones. Y en la flor cortada, el sobrecoste de las heladas según los informes técnicos de Asaja se eleva a dos millones de euros por el consumo de gasóleo para la calefacción de los invernaderos.

Frente al drástico panorama que dibuja para el campo de la provincia la adversidad climática del año en curso en la letal combinación entre las heladas y la sequía, Asaja-Cádiz presentó ayer una batería de reivindicaciones dirigidas a las Administraciones públicas, a las que junto a la declaración de zona catastrófica reclama medidas económicas -moratoria en los préstamos, créditos en condiciones preferenciales, indemnizaciones y ayudas directas...- , fiscales y laborales -exención del IBI rústico, reducciones en los módulos y en porcentaje de gastos de difícil justificación...- y otras -adelanto de las ayudas de la PAC, mejora de las líneas de seguros agrarios, bonificación en las tarifas eléctricas...-.

En resumidas cuentas, Vázquez subrayó que la provincia se está viendo especialmente damnificada por el clima adverso, si bien agradeció la celeridad en la respuesta de la delegación provincial de Medio Ambiente a la solicitud de riegos de apoyo para la zona regable, donde de momento las hortícolas están a salvo de la sequía por las reservas de agua que permiten embalsar las actuales infraestructuras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios