Jerez

Las casetas problemáticas deberán contratar vigilantes

  • El Ayuntamiento exigirá su presencia para evitar incidentes graves · Los hosteleros critican este nuevo gasto para una edición que se presenta "dura"

El concejal de Eventos, Antonio Montero, reunió ayer a un amplio grupo de más de treinta caseteros con los máximos responsables de las fuerzas el orden del Cuerpo Nacional de Policía y del 092 de cara a ir preparando la seguridad de la próxima Feria del Caballo.

La reunión, que se prolongó durante casi hora y media, versó sobre los problemas que suelen padecerse en determinadas casetas, las cuales en su mayor parte están apercibidas por el Ayuntamiento. Se trata de aquellos establecimientos ubicados en su mayor parte en la zona de las casetas de la juventud, aunque hay varias que tienen otros enclaves más 'nobles'.

Entre las líneas a seguir se informó que el Ayuntamiento les exigirá la implantación de un servicio de seguridad privada que ayude a que los problemas "no vayan a mayores". Quien así se expresó fue Abraham Granadino, presidente de la Asociación de Caseteros de Jerez, quien destacó igualmente que la decisión provocó protestas entre los hosteleros de los negocios afectados ya que "no en vano, ésta va a ser una Feria del Caballo dura como consecuencia de la crisis económica y la seguridad privada no es precisamente barata".

Desde el Ayuntamiento se pidió el máximo respeto a la idiosincrasia de la Feria de Jerez, sobre todo en lo que se refiere a la música, si bien los caseteros destacaron que "para obtener beneficios deben poner la música que los clientes, que son quienes consumen, le demandan. De ahí que a determinadas horas impere la música moderna en vez de las populares sevillanas".

Los hosteleros ayer reunidos también manifestaron sus quejas acerca del botellón, que provoca que sus ventas caigan de forma considerable. No en vano, algunos de ellos destacaron que dicho consumo de bebidas se produce en ocasiones a escasos metros de la entrada de sus casetas, con el consiguiente enfado por parte del empresario. Es más, incluso señalaron que es allí, en el parquecillo aledaño a las atracciones, donde comienzan los problemas.

Al quedar el 'botellódromo' ocupado por las atracciones de Feria, el representante municipal les informó que se habilitará una zona vigilada en La Rosaleda para concentración de jóvenes. Los hosteleros esperan que ésta vez sí sea la solución a un problema "que lleva años y años y sigue sin solucionarse". Por otro lado, el Ayuntamiento exigirá a los caseteros el máximo nivel de cumplimiento a nivel de horarios, haciendo especial hincapié en el de cierre. Igualmente, se puso el acento en que las labores de carga y descarga que permiten a las casetas estar bien suministradas se realicen en su momento, al igual que el depósito de basuras en los contenedores dispuestos al efecto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios