Contenido patrocinado

Los colines de siempre, mejores

Los colines de siempre, mejores

Los colines de siempre, mejores

Desde nuestra infancia a la madurez, hemos pasado por todo tipo de acompañantes en nuestra comida, pero siempre los picos han jugado un papel fundamental. Se trata de un producto muy arraigado en nuestra comunidad, ya sea en hogares como en establecimientos de restauración, que juegan un valor muy importante en nuestra alimentación diaria.

En Panadería Obando son muy conscientes de este punto, de ahí que tenga tanta importancia su amplia gama de productos ya que entienden que el consumidor debe contar con una variedad significativa de acompañantes, bien para que combinen de manera ideal con el plato en cuestión o por preferencias o necesidades alimenticias.

En este caso, uno de los más habituales son los colines, una variedad muy extendida y que suele ser habitual en bares y restaurantes por ser un pico poco tostado ideal para acompañar una gran cantidad de alimentos. En Panadería Obando también tienen integrado en su catálogo estos clásicos colines como parte de sus productos más tradicionales, aunque cuentan con un sabor y una textura diferentes que cada vez atrapan a más gente.

Esto lo consiguen gracias a la elaboración de sus productos, que mantiene esa esencia artesanal con la que llevan trabajando durante más de 50 años, además de unas materias primas de primera calidad cultivadas de manera sostenible en sus propias explotaciones agrícolas. Unos motivos de peso para confiar en la excelencia de estos colines con respecto al resto.

Este producto es cada vez más habitual en las mesas de los hogares por su fácil combinación con diversos platos, desde guisos hasta embutidos, siendo ideal tanto para el consumo diario como para eventos y comidas especiales con familia y amigos. Todo ello gracias al sabor único que imprime la marca utrerana en cada uno de sus picos y regañás.

Panadería Obando, además de sus productos estrella (como los picos rústicos gourmet) o los de consumo especial (como los picos rústicos gourmet integrales o los sin gluten), siguen confiando en los formatos tradicionales de toda la vida, ya que mantienen esa esencia que mucha gente sigue adorando a la hora de acompañar sus comidas.