Jerez

La contratación indefinida se hunde un 15,5% en el arranque del año

  • La caída de las altas totales se modera al 5% respecto al primer trimestre del año anterior por el empuje de los contratos temporales

  • Jerez cierra los tres primeros tres meses del año con 26.350 contratos, lejos de los más de 29.000 que se alcanzaban antes de la crisis

Trabajos para la canalización del cableado del alumbrado de la Feria en el parque González Hontoria. Trabajos para la canalización del cableado del alumbrado de la Feria en el parque González Hontoria.

Trabajos para la canalización del cableado del alumbrado de la Feria en el parque González Hontoria. / Miguel Ángel González

El mercado laboral jerezano no da para más. La contratación, como la economía en general, empieza a dar síntomas de agotamiento -el cambio comenzó a apreciarse en diciembre- , situación que reflejan los datos del primer trimestre, en el que se deja un 5,27% respecto al mismo periodo del año anterior. Los tres primeros meses del presente ejercicio se saldan con un volumen de 26.350 contratos frente a los 27.816 alcanzados entre enero y marzo de 2018.

El año comienza con mal pie, ya que todos y cada uno de los meses del primer trimestre ceden posiciones en el último año, en el caso de marzo, con un descenso interanual de medio millar de contratos y el -6.78% –en total se registraron 8.886 altas–, porcentaje que se sitúa entre el -2% registrado en enero y el 7,94% de febrero–, según reflejan las estadísticas del Servicio Andaluz de Empleo (SAE).

El inicio de 2019 rompe con seis largos años de tendencia al alza en el primer trimestre, y lo hace sin que el municipio jerezano haya recuperado aún sus registros de antes de la crisis, en concreto del bienio 2006-2007, en el que entre enero y marzo se rebasaron los 29.000 contratos, casi tres mil más que en la actualidad, hasta rozar incluso la barrera de 30.000 en el primero de estos ejercicios.

Aún es pronto para hablar de un cambio de tendencia, para lo que habrá que esperar al menos un año más, pero el mal dato de la contratación indefinida, que se hunde un 15,5% entre el primer trimestre de este año y del anterior -en 2013 se registró una caída similar, sólo que a causa entonces de la reforma laboral-, invita al pesimismo.

En concreto, en el primer trimestre se superó a duras penas el millar de contratos fijos, tipología que es sinónimo de empleo estable, frente a los 1.277 registrados entre enero y marzo del año anterior. Por contra, las contrataciones temporales, que se relacionan con la precariedad, crecieron en el mismo periodo un 3,17%, hasta alcanzar las 25.211 frente a las 24.435 del primer trimestre de 2018.

Por sexos, no hay mucha diferencia entre la evolución de las altas laborales masculinas y las femeninas, que ceden de un año para otro en los tres primeros meses un 5,25 y un 5,85%, respectivamente. Sin embargo, los hombres siguen teniendo más facilidad que las mujeres para encontrar una salida laboral, ya que seis de cada diez contratos registrados entre enero y marzo de este año beneficiaron a los primeros. En números redondos, los contratos masculinos del primer trimestre rondan los 15.900, mientras que los femeninos se quedan ligeramente por debajo de los 10.500.

En lo que respecta a la evolución mensual, los 8.886 contratos de marzo superan en más de 900 a los de febrero, lo que supone un incremento del 10,6%. Sin embargo, la comparativa con marzo de 2018 arroja un descenso de 582 contratos, que en su caso se traduce en una caída del 6,78%.

Los contratos indefinidos, apenas 310 en marzo, se dejan en el último mes un 16,6%, descenso que en la comparativa interanual se eleva hasta el 28,24%, ya que en el mismo mes de 2018 se alcanzaron las 432 altas de este tipo. La contratación temporal, sin embargo, se dispara un 12% en el último mes, con un total de 8.516 altas y 912 más que en febrero, mientras que en términos interanuales pierde un 5,75%, que en su caso significan 520 contratos menos.

Las altas firmadas por los hombres en marzo superaron las 5.200 tras un incremento mensual del 10%, mientras que las suscritas por mujeres rozaron las 3.600, que en su caso suponen un incremento del 11,7%. La evolución internaual de la contratación de marzo por sexos también favorece a las mujeres, que sólo ceden un 1,6% y sesenta contratos frente al 10% y 583 altas que se dejan los hombres por el camino.

Y por sectores, en el último mes sólo pincha la agricultura con una caída del 13% y 1.161 contratos, mientras que en el último año, el sector agrícola y la industria comparten el pinchazo, el primero con una bajada del 6,8%; la segunda, con una caída del 10,88%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios